miércoles, 8 de diciembre de 2010

ESTADO DE LA EDUCACIÓN EN EL PERÚ

Extractos de la conferencia de Herbert Morote sobre Estado de la Educación en el Perú. Madrid 16 de Noviembre de 2010. Simposio organizado por Cambia Perú.

Primera parte (7 minutos)

http://www.youtube.com/watch?v=MpPl6ptpWak&feature=related

Segunda parte (8 minutos)

http://www.youtube.com/watch?v=7GTV5550DP8&feature=related

CONFIRMAN NUESTRO DESASTRE EDUCATIVO

La reacción de algunos amigos lectores a la información que di hace un par de meses sobre el puesto que ocupaba el Perú en educación (133º de 139 países) fue una mezcla de incredulidad y de sospecha sobre la fuente de dicha noticia. Quizá por ignorancia no sabían qué es el Foro Económico Mundial (FEM), algunos creyeron que era una entidad que quería desprestigiar al Perú. Hasta me insinuaron que debía ser una organización de izquierda que estaba contra el “exitoso neoliberalismo implantado en el país para beneficio de todos”.
Ahora tenemos otro informe. Esta vez de la OCDE, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, entidad que como el FEM no tiene una pizca de influencia socialista. Pues bien, en su última encuesta llamada PISA sobre el nivel de educación en jóvenes de 15 años hecho en 65 países, el Perú obtiene estos resultados:
1. Compresión lectora. Perú en el puesto 63º de 65 países.
2. Competencia matemática. Perú también está en el puesto 63º.
3. Competencia científica. Perú es el penúltimo, es decir ocupa el puesto nº 64 de 65.
Mejor que Perú están países como Panamá, Macao, Indonesia, Tailandia.
Tengo que aclarar para algún despistado que la encuesta PISA fue sobre 65 países, y la del FEM sobre 139. En ambos los resultados son catastróficos.

Pregunta: ¿Por qué tenemos una educación tan mala? ¿Por el Sutep? ¿Por gobiernos que invierten menos del 3.5% del PIB en educación? ¿Por irresponsable padres de familia que no se preocupan de sus hijos?

Realmente la falta de interés por educar al pueblo es una tradición que viene desde la Colonia, el poder español quiso mantener ignorante al indígena. En la República las fuerzas económicas y las clases privilegiadas siguieron temiendo un pueblo educado. Esa es la única razón, no hay otra. Por eso el año 2010 el presupuesto que se dio a la Universidad Nacional Mayor de San Marcos creció solo 3.4% mientras que Ministerio de Defensa 20%.
-¿Qué se puede hacer?
-Mucho, comenzando con protestar y difundir la verdad entre los padres de familia. Hay que exigir a los candidatos presidenciales planes específicos e inversión en educación.


Por otro lado, desconfiemos de las promesas de PPK. Este es uno de los primeros a

los que no les conviene un pueblo educado porque se opondrían a los expolios y contaminación de las concesiones que hará, tal como lo hizo en Camisea. PPK es dentro de todos los candidatos al que menos le interesará invertir en educación.

(Seguiremos…)

domingo, 5 de diciembre de 2010

MÁS SOBRE LA CORRUPCIÓN EN EDUCACIÓN

Dentro de los muchos correos recibidos sobre nuestro artículo de la corrupción en el ramo de Educación, por su importancia reproducimos debajo la carta del educador Baltazar Lantarón Núñez, que ha sido Director Regional en Apurímac y en Ica, y que por lo tanto sabe bien de lo que habla.
HM
------------
Estimado Dr. Herbert Morote:
Previo un saludo solidario, paso a manifestarle algunas consideraciones sobre la corrupción.
Es preocupante como en el sector educación cada vez crece la corrupción. Como protagonista de la gestión educativa a nivel regional, tengo que agregar algo al debate. No todo es responsabilidad del sector, también tiene sus tentáculos en otras instituciones tutelares del Estado. No han considerado al Poder Judicial, es uno de los grandes enemigos de la educación peruana, que durante más de 5 años no resuelven denuncias de acoso sexual o violación de escolares, frente a la indignación de los padres de familia y los mismos docentes.

Todas las denuncias a los directores de instituciones educativas y docentes, pasan a una Comisión Permanente de Procesos Administrativos, que resuelven las denuncias en más de un año por la carga procesal; fue creado una Comisión para ver casos fortuitos, pero es demasiada la carga procesal, lo cual amerita a constituir una Oficina de Procesos Administrativos con total independencia administrativa y funcional del Director de UGEL o Regional, de esta manera se estaría agilizando los procesos pendientes.
Una vez resueltos estos casos en la Comisión de Procesos, los litigantes lo judicializan intencionalmente para que dormir en los sueños de los justos, mientras tanto la autoridad educativa no puede hacer nada, porque sería denunciado por abuso de autoridad.
Otra perla que nadie lo quiere ver ni tocar, es ESSALUD, una institución que propicia los más escandalosos actos de corrupción en educación. Los médicos otorgan descansos por salud o a cambio de dinero hasta por 20 días, porque saben que el Sector Educación asumirá el costo, perjudicando a los estudiantes que se quedan sin docentes hasta que retorne el titular. No se puede contratar un docente para reemplazarlo porque se contrata a un docente por un mínimo de 30 días. Otorgan licencias por 5; 8 ó 10 días, luego la siguiente semana lo siguen acumulando más días. ¡Basta Ya! Esto tiene que terminar con nuevas leyes o normas administrativas en la cual ESSALUD asuma el costo del descanso o licencia por salud a partir del primer día, entonces los médicos trabajaran con ética y los docentes y administrativos no podrán evadir sus responsabilidades. En provincias hay docentes que siempre asisten los días lunes hacer sus consultas por salud para no asistir a su institución educativa el primer día de clases de la semana, de esta manera justifican su falta.

Las mismas normas de contratación de docentes y auxiliares de educación que cada año cambia el MINEDU, de acuerdo a no se que interese políticos partidario, genera una inestabilidad a los docentes y un campo de corrupción a los directores y algunos docentes de las instituciones educativas.
Espero aportar con un poco de luz para iluminar ese callejón oscuro de la corrupción en el cual está transitando la educación peruana.

Solidariamente.
Baltazar Lantarón Núñez.

jueves, 18 de noviembre de 2010

MINISTERIO DE EDUCACIÓN: LA INSTITUCIÓN MÁS CORRUPTA DEL PERÚ


Considerando los antecedentes de Alan García no me sorprende que Perú haya ya aumentado su clasificación en el ranking de los países más corruptos del mundo. Según el informe de la prestigiosa Transparencia Internacional, Toledo nos dejó en el puesto 65º el año 2005, lugar que ya era escandaloso. Dos años después, con el inefable García de presidente subimos en corrupción al puesto 72º. Y en 2009 estamos en el lugar 78º de los países más corruptos. Bueno, el aumento en nuestro índice de corrupción era de esperar con la clase de gobernante que tenemos. Pronto ganaremos la copa.
Pero lo sorprendente en la corrupción que nos azota es que, según el Proyecto Educativo Nacional, el Ministerio de Educación (MED) es la institución pública más corrupta. Esto se puede interpretar de dos maneras, 1- los afectados por las prácticas del MED son más propicios a denunciar la corrupción. 2- los afectados por la corrupción en otros ministerios, como Economía y Finanzas o Energía y Minas o Justicia, saben que es inútil y hasta contraproducente denunciar esos actos.
Sin duda estamos hablando de actos de corrupción, no de montos de corrupción. Los montos de corrupción son inmensos en el sector de energía y minas, o en la compra de armamento militar, pero eso es difícil de investigar aunque es bien sabido que las comisiones están en el orden del 10% a 15% de valor compra que reciben unas pocas personas. En el caso de la Educación la corrupción se extiende a miles de personas que cobran o pagan extorsiones, ya sean estos profesores, directores o extorsionados padres de familia.

En cualquier caso, como el asunto no es saber qué ministerio se lleva el campeonato de corrupción en el Perú, detengámonos en el Ministerio de Educación cuya influencia en la ética y moral del país son imprescindibles para formar a las nuevas generaciones. La Defensoría del Pueblo emitió su Informe Nº 147 sobre la corrupción en educación el año 2009 del cual se distribuyeron solo 500 ejemplares. Extraemos de ese documento algunas perlas:
• (Durante la Campaña “Educación sin Corrupción” 2007) “… el 89.5% del total de quejas fundadas está relacionado con la problemática de corrupción”.
• “Los casos presentados durante la Campaña de 2007 confirman la problemática presentada en la Campaña de 2006, respecto de la persistencia de las tres condiciones que favorecen los actos de corrupción: i) ineficiencia de los mecanismos de sanción y control; ii) debilidad de los mecanismos de transparencia y de límites de acceso a la información; y iii) precariedad de la vigilancia ciudadana.”
• (Casos más recurrentes) “a) Impunidad… las quejas por este motivo es un incumplimiento por parte de los funcionarios y órganos que tienen a su cargo la investigación de las denuncias (…) la falta de atención de la denuncia es percibida como un factor que podría conllevar a la impunidad de denunciado.”
• b) “Cobros Indebidos. Se ha podido comprobar que estos cobros se realizan no solo durante la matrícula escolar, sino a lo largo del periodo escolar, lo cual vulnera el derecho a la gratuidad de la educación. (…) La exigencia de pago de tales cobros se realizó en muchos casos compulsivamente, ya fuese porque no se permitió a los alumnos el ingreso a la institución educativa, o porque se los retiró de esta, o porque no se les entregó la libreta de notas. Ello evidencia un desconocimiento del alcance del derecho a la gratuidad por parte de los padres de familia, así como de los profesores y directores.”
• “Los casos de venta de material educativo a los alumnos por parte de los profesores hacen suponer que estos docentes tratan de conseguir mayores ingresos económicos.”
• “La exigencia de compra de uniformes, buzos u otra indumentaria para realizar actividades culturales o deportivas a los alumnos y padres de familia no solo constituye una vulneración del derecho a la gratuidad de educación, sino que esas prácticas podrían involucrar situaciones en las que los directores o profesores podrían obtener un beneficio privado de dichas ventas.”
• “C) Uso indebido del cargo. En las quejas analizadas se puede advertir que el mal uso del cargo por parte de los directores y profesores les produjo un beneficio que no les correspondía. Sin embargo, tales situaciones no fueron investigadas” (por las autoridades correspondientes)

Resumen: la corrupción está extendida en la educación que imparte el Estado, a eso hay que agregar los negociados que habitualmente se hacen en los programas de reconstrucción de colegios, la compra y distribución de material escolar.
El MED, la institución más corrupta del corrupto Perú, ha logrado que el nivel de la educación primaria del Perú esté en el puesto 133 de 139 países. Lo triste es que hay muchos profesores honrados y preparados que son testigos y a la vez víctimas de esas reprobables prácticas se sienten indefensos para denunciar o protestar, suficiente tienen con preservar su trabajo.
El sistema político y sindical ha hecho un pacto de no agresión para amordazar a los buenos profesores y esquilmar a los padres de familia ante la mirada complaciente de los medios de comunicación que prefieren dedican sus columnas a Jaime Bayly o a la perennemente derrotada selección de fútbol.
-¿Se ha habla de esto en el Congreso?
-¡Por supuesto que no!
-¿Algún candidato a la presidencia del Perú se ha referido a este álgido problema?
-¡Por supuesto que no!
-¿Debemos seguir sentados esperando que alguien mejore el Perú?
-¡Por supuesto que no!
Hay muchas maneras de rebelarse contra la corrupción. Una es no pagar coimas, otra denunciar a las personas que las pidan. También debemos exigir a los candidatos un plan contra la corrupción en el MED y demandar que se cumpla.
Esto tiene remedio si compartimos nuestra indignación con la familia, vecinos, amigos. Nadie hará nada si nos conformamos con criticar. Hay que protestar. Hay que decir juntos BASTA YA.
BASTA YA.

lunes, 8 de noviembre de 2010

ESCANDALOSO BOICOT DEL GOBIERNO A LA EDUCACIÓN PRIMARIA

Es escandaloso el boicot del gobierno de Alan García a la educación primaria. Los datos fehacientemente comprobados que más adelante denuncio, no pueden causar otra cosa que indignación.
Tal como informamos en nuestra anterior filípica, la encuesta del Foro Económico Mundial -organización ante la cual se inclinan con unción religiosa los neoliberales- indica que la educación primaria del Perú está en el puesto 133 de de 139 países. Este dato no debe sorprender a nadie, en anteriores estudios el Perú también figuraba en los últimos lugares. Es más, nuestras propias evaluaciones de estudiantes dan resultados desastrosos.
¿Qué prometió nuestro egregio gobernante durante su campaña presidencial? Muy poco sobre educación, pero una de ellas fue descentralizar el manejo de la educación primaria y pasársela a las municipalidades.
Aunque gran parte de los peruanos se opone a cualquier tipo de descentralización, la idea de pasar la responsabilidad de la educación primaria a las municipalidades es algo que han hecho todos los países que disfrutan de la mejor educación en el mundo. DIGO TODOS. Insisto: TODOS SIN EXCEPCIÓN. Así lo hizo Corea del Sur, el país que al terminar la II Guerra Mundial era el más atrasado en educación del mundo debido a haber sido invadido durante décadas por chinos y japoneses. Corea del Sur es ahora uno de los países con mejor educación del planeta, otros países que desde hace décadas tiene descentralizada la educación primaria son los países europeos, EE UU, Singapur, Canadá, y muchos más.
¿Porqué estos países decidieron descentralizar la educación primaria? La razón es muy simple: las autoridades municipales están más cerca de los niños de su distrito que un funcionario apoltronado en el Ministerio de Educación. La más básica célula política y administrativa de un país es la municipalidad, y son sus autoridades municipales las que deben ser responsables del funcionamiento de las escuelas porque los niños están al alcance de sus ojos. Son esas autoridades las que pueden ver si los profesores de sus hijos cumplen bien su función, si imparten clases, si tienen un comportamiento ejemplar en la sociedad. Un maestro de escuela es algo más que un loro repetidor de textos.
Esto no quiere decir que las municipalidades paguen la inversión en educación ya que no tienen ingresos para ello. La educación se paga con los impuestos que recauda el gobierno central.
El propósito de esta filípica no es debatir la descentralización de la educación ya que es un tema muy amplio, sino hacer ver cómo Alan García Pérez, boicoteó su propia idea de municipalizar la educación.
El Plan de Municipalización de la Gestión Educativa se aprobó el año 2006 dentro del marco de descentralización del país. Este plan establecía tres etapas de desarrollo: a) Iniciación. b) Expansión. C) Generalización. El Plan Piloto seleccionó a 56 distritos del país, pero 7 distritos de provincias lo rechazaron por falta de garantías e información. Veamos algunas perlas que observó la Defensoría del Pueblo (Informe de la DP Nº 148) cuatro años después de iniciado el Plan Piloto:
Las tres etapas de desarrollono tienen una fase de evaluación que permita determinar la conveniencia de pasar de una etapa a otra o la posibilidad de continuar hasta fortalecer y superar las dificultades que se detecten”. ( O sea un plan destinado al fracaso)
•“El Plan de Municipalización no fue estrechamente coordinado ni concertado con los gobiernos regionales ni locales”. (O sea: un suicidio)
•Durante sus visitas la Defensoría del Pueblo “constató” que los Secretarios Técnicos no tenían exclusividad. “ejercían otros cargos dentro de la municipalidad”. (O sea que nadie es responsable de nada)
•“Los representantes del Plan Piloto identificaron la falta de apoyo, falta de coordinación, falta de capacitación”. ( O sea: boicot general)
•Las municipalidades “no reciben apoyo económico del Estado a pesar de que éste deberá garantizar los recursos necesarios”. (O sea: ustedes arréglenselas como puedan)
•“No existe un criterio uniforme para la conformación de los CEM” (Centros Educativos Municipales). (O sea: cada uno va por su cuenta)
•El Plan Piloto está tan mal coordinado que “algunas municipalidades y algunos gobiernos regionales estén adoptando posiciones en contra del Plan Piloto”. (O sea: al Estado no le interesa que funcione el Plan Piloto)
•Y esto es lo más sorprendente: los afiliados al SUTEP presentan resistencia al Plan Piloto porque “consideran que es el inicio de la privatización de la educación”. (O sea: los extremos se unen. El SUTEP y la derecha cavernícola están de acuerdo en rechazar la descentralización de la educación. El SUTEP porque perdería su poder, ahora serán los padres de familia y vecinos los que controlen a los maestros de sus hijos. La derecha cavernícola también pierde: poder, contratos de construcción, y el temor a que el pueblo mejore su educación).

Conclusión: el gobierno de Alan García ha boicoteado la reforma de educación más importante de la historia. Sin ella estamos condenados a tener un pueblo ignorante presa de los empresarios inescrupulosos e insaciables.
¡Felicitaciones egregio Presidente Alan García Pérez! ¡Felicitaciones José Antonio Chang, Ministro de Educación y Primer Ministro de la Nación! Han interpretado bien a la derecha cavernícola.
HM


PD. Leo en El Comercio de hoy una entrevista a José Antonio Chang . Transcribo una parte.
El Comercio- El Sutep sostiene que la educación no mejora.
Chang- No es cierto. El organismo regional Preal (Programa de Promoción de la Reforma Educativa de América Latina y el Caribe) solicitó a Grade que hiciera una evaluación de la educación en el Perú. De nueve indicadores, hemos mejorado en siete.
•(Comentario de HM- No sé cómo no se le caen los dientes a Chang a la hora de mentir. En Educación Primaria estamos en el puesto 133 de 139 países, según el Foro Económico Mundial. ¿En qué puesto estaríamos si lo que dice el Ministro es correcto?

El Comercio- Hay fuertes críticas por ‘municipalizar’ 666 colegios, cuando son comunas pobres y sin recursos.
Chang- El plan piloto indica que hay municipios que respondieron bien y otros no tanto. Pero en los distritos más pobres y alejados, donde la autoridad del ministerio o la regional no están cerca, el municipio permitió que mejore la cobertura educativa, con lo que se garantiza que los profesores asistan, que los materiales educativos se entreguen.
•(Comentario de HM- ¿Habrá leído Chang el informe de la Defensoría del Pueblo o cree que somos idiotas?)

viernes, 22 de octubre de 2010

MISERIA Y MINERÍA

Cuando se dice que el crecimiento económico del Perú viene siendo imparable en los últimos años, gran parte de los peruanos hinchan el pecho con orgullo como si los que se hubieran hecho ricos fuesen ellos. Frente a todo lo que se oye sobre nuestro crecimiento económico, cualquier observador social vería que nuestra sociedad sigue fracturada por donde uno prefiera analizarla, ya sea desde el punto de vista económico, social, racial, educativo, idiomático o cualquier otro parámetro que se quiera examinar. Un crecimiento económico, como el que hemos tenido los últimos años, sin un crecimiento social no es garantía de paz interna.
Venimos creciendo alrededor de 8% o más por año. Sí, pero ¿ha disminuido la pobreza un 8% por año? ¡Por supuesto que no! Suponiendo que el Instituto de Estadística e Informática, INEI, diga la verdad, el nivel de pobreza del Perú fue de 39.2% en 2007, luego deberíamos estar alrededor del 30% en 2010, cosa que no es ni remotamente cierto. Recurramos a los que más saben sobre Perú: según la CIA (Agencia Central de Inteligencia) la última cifra de pobreza del Perú es de 46.6%. ¿Por qué será que la CIA no toma en cuenta el dato oficial del INEI?

Nos quedaremos horrorizados si nos atrevemos a hacer algunas comparaciones específicas entre el crecimiento económico del país -basado principalmente en la exportación de minerales- y el nivel de pobreza que tenemos. Por ejemplo: según las cifras oficiales del INEI los distritos más pobres del país están situados en Puno, pues bien veamos las empresas mineras de ese entorno.
DISTRITO - POBREZA- POBREZA EXTREMA
OCUVIRI - 91.6% - 59.4%
(Mineras:
Anglo Gold
Ashanty Limited, Arasi,
y Aruntani))
OLLACHEA- 87.5% - 62.1%
(Minera: IRL)
SAN ANTONIO DE ESQUILACHE
- 87.2% - 49.9%
(Minera: Aruntani)
PICHACANI- 82.7% - 37.8%
(Minera: Aruntani)
.
Vemos, pues, que en el distrito de Ocuviri, donde las empresas mineras se hinchan de dinero con la extracción de oro, 6 de cada 10 habitantes se mueren de hambre, y el resto apenas sobrevive.
-¿Qué dicen sobre esto las empresas mineras? ¿Nada?
-No, hombre. Hablan de su responsabilidad social.
- ¿Creerán que somos idiotas?
- Sí, y tienen razón.
La página oficial de la empresa sudafricana AngloGold, sin duda con experiencia en el apartheid, que operaba la mina de oro La Rescatada en Ocuviri, dice así*: “Las comunidades y sociedades donde operamos estarán mejor con AngloGold Ashanti. Nosotros mantenemos y promovemos derechos humanos fundamentales en donde hacemos negocios. Contribuimos a desarrollar productivas y respetuosas asociaciones de mutuo beneficio en las comunidades donde operamos. Nuestro objetivo es dejar las comunidades que nos acogen con un futuro sostenible”.
AngloGold no es la única en proclamar tamaña mentira, todas las compañías mineras hacen declaraciones similares y, mientras se enriquecen bajo la protección de los gobiernos, los pueblos más pobres de un pobre Perú siguen en la más absoluta miseria

-¿Perderán dinero las compañías mineras?
-¿No estarán en la quiebra sus propietarios?
-¿No estaremos exigiéndoles mucho?

Las compañías mineras arriba mencionadas se dedican a la extracción de oro. Veamos pues la evolución de los precios de la onza de oro:
a) En los últimos 5 años el precio se ¡triplicó!
b) En los últimos 10 años el precio se ¡quintuplicó!

Precio de la onza de oro (USD)
2000 Octubre 22 $ 256 - 100%
2005 Octubre 22 $456 - 178% -100%
2010 Octubre 22 $1,346 - 525% - 295%

-¿Y los habitantes de la zona mejoraron su condición?
-¿Tienen mejores escuelas? ¿Mejores profesores?
-¿Tiene acaso mejores servicios médicos?
-¿Quién se quedó con el dinero? ¿El gobierno? ¿Las empresas mineras? ¿Los mineros?

Algo no está bien. Y si hartos de las injusticias los habitantes salen a reclamar sus derechos, hacen paro o toman las carreteras se les dice que son antipatriotas, comunistas, terroristas, son el perro del hortelano, y se envía a fuerzas policiales para restablecer la paz social que hay que mantenerla cueste lo que cueste, con heridos o muertos, como desgraciadamente ha ocurrido.

Parece ser que lo importante es mantener la paz social aunque los habitantes de Ocuviri se sigan muriendo de hambre.
HM

domingo, 17 de octubre de 2010

EDUCACIÓN: PERÚ EN EL PUESTO 133 DE 139 PAÍSES

A fin de preparar una conferencia sobre el estado de la educación en el Perú, intenté poner al día los datos que publiqué hace cuatro años en mi libro –Pero… ¿tiene el Perú salvación-. La tarea no resultó nada fácil. Antes, la -Unidad de Medición de Calidad-, UMC, destacaba en el portal del Ministerio de Educación, ahora hay que ser Sherlock Holmes para encontrarla. Es obvio que la opacidad informativa es una forma de mantener al público en Babia, y en esto los apristas son campeones olímpicos. En cualquier caso mi curiosidad aumentó. ¿Habremos mejorado los pésimos resultados del año 2004 donde en matemáticas solo el 5.6% de los alumnos de primaria de colegios estatales aprobaron? ¿Qué habrá pasado con los estudiantes en zonas rurales donde solo pasó el 1.3%?
Muchos recordarán que la encuesta de 2004, en tiempos de Toledo, se llevó acabo gracias a una “rara avis” de su gobierno, el ministro de Educación. Javier Sota Nadal creyó necesario publicar los resultados para que el público se diese cuenta de la magnitud del fracaso escolar. Una información adicional que daba esa encuesta fue que nuestros alumnos de colegios privados y públicos no habían mejorado su fracaso con relación al año 1998.
Estamos en 2010, ya está publicado el Proyecto Educativo Nacional hasta 2021, tenemos un ministro de Educación cuya capacidad, nos imaginamos, lo ha llevado a ser nombrado hace poco Primer Ministro del gobierno de Alan García, sin abandonar su ministerio. José Antonio Chang, habla poco, pero ha dejado en la opinión pública la idea de haber controlado al díscolo sindicato rojo, SUTEP, causante de todos los males de la educación, según muchos.
Pues bien, esperanzado en que una nueva encuesta nos mostraría el progreso de los futuros ciudadanos del Perú, insistí en la búsqueda de una encuesta sobre educación hasta que la encontré. Esa es la buena noticia. La mala es que ya no es Unidad de Medición de Calidad sino que se llama Evaluación Censal de Estudiantes. Esto no es cuestión de nombres sino de la manera cómo miden la capacidad de aprendizaje lo cual hace difícil su comparación frente a encuestas anteriores. En el examen UMC se aprobaba el examen o no se aprobaba, en el ECE hay tres grados de conocimiento, 1- los que saben; 2- los que saben algo pero no mucho, y 3- los que no saben nada. Esta medición subjetiva puede ser muy interesante para los pedagogos, pero es difícil de digerir. En matemáticas uno que sabe sería el que dice que 2 más 2 son 4; los que saben algo dirían que son 5 o 3; los que no saben nada pedirían que repitan la pregunta. Otra de las limitaciones del ECE es que solo se ha hecho para el primero y el cuarto año de primaria. De los estudiantes de secundaria no sabemos nada.
La utilización de métodos que dificultan la simple comparación de un año con otro causa sospechas en el más incrédulo. En medio de mi desasosiego vino felizmente al rescate una encuesta que los neoliberales que apoyan a Alan García no deben objetar. El Foro Económico Mundial es la organización cumbre del capitalismo, su conferencia anual en Davos, Suiza, reúne a lo más graneado de las corporaciones y de los líderes políticos. El FEM publica cada año el Informe Global de Competitividad que usan las empresas para ver donde les conviene invertir. Este informe tiene varios pilares, y uno de ellos es la educación. Si vemos el ranking de países en cuanto a Calidad de Educación Primaria 2010- 2011, encontramos al Perú en el puesto 133 de una lista de 139 países. Por delante del Perú está Burundi, Mozambique, Botswana, Senegal, Nambia y ¡127 más!
En cualquier otro país esta noticia hubiera causado protestas, estupor o perplejidad, los periódicos la hubieran puesto a 8 columnas, los programas de TV hubiesen hecho programas especiales. Eso en cualquier otro país, en el Perú se promueve al ministro de Educación.
Nadie en su sano juicio puede sospechar que el FEM manipula o encubre datos. Pero reflexionemos, ¿qué empresa puede interesarse en invertir en el Perú teniendo un pueblo tan ignorante? Pensemos de otra manera, ¿a quién le interesa mantener ignorante a la gente donde se invierte millones de dólares? Claro, esa clase de pueblo conviene a empresas que pueden explotarlos y manipularlos como hacen las empresas mineras y petroleras. ¿Ustedes creen que si nuestro pueblo fuese educado hubiera permitido que La Oroya fuese la ciudad más contaminada del mundo?
La ignorancia tiene sus promotores, de otra manera no se puede pensar que la educación en el Perú esté a un nivel tan desastroso.

sábado, 2 de octubre de 2010

DESTROCEMOS EL SISTEMA HOSPITALARIO: EL PERÚ AVANZA



El Hospital Rebagliati, la joya de la corona sanitaria pública, (Nivel IV, máximo nivel posible de calidad hospitalaria) es un desastre: no tiene medicinas, no da servicio, su retraso en exámenes y operaciones supera lo inconcebible y lo resistible.
Es una vergüenza que la salud propia y la de nuestros allegados pueda estar tan descuidada mientras todos los días los medios de comunicación hacen eco del crecimiento sostenido de nuestra economía. Claro que esto es posible porque se cortan gastos básicos en salud, educación y seguridad ciudadana, tal como ordena el Fondo Monetario Internacional y sus cómplices de extorsión. Esta injusticia social hace que con insolente orgullo Alan García hinche su fofo pecho, y grite a voz en cuello: “EL PERÚ AVANZA”.

Mi irritación y rabia me impide describir en detalle el vía crucis que pasa mi amigo Alfredo –a quien considero hermano por la larga amistad que nos une a través de tres generaciones- al acudir al hospital para el tratamiento médico que necesita como consecuencia de tres infartos cardiacos que sufrió y que, salvo el primero, podían haberse evitado si hubiera recibido apropiada y oportuna atención. Pasadas las crisis, Alfredo requiere una medicación diaria e indispensable de varios productos farmacéuticos. Cualquier interrupción en el tratamiento le puede costar la vida.
Pues bien, el pasado mes de agosto acudió a su cita en la joya de la corona hospitalaria para que ajusten su medicación de acuerdo a su presente estado de salud y a su tolerancia de los fármacos. Efectivamente, la doctora le prescribió varios productos genéricos y nuevas dosis para controlar su presión, ritmo cardiaco, etcétera. En la farmacia del hospital Nivel IV de calidad le dijeron que no tenían esos productos genéricos, pero tenían productos de marca que los podían reemplazar, aunque para eso necesitaba una nueva receta. Alfredo regresó al consultorio de su doctora para que emitiera una nueva receta, pero la recepcionista le dijo que no podía verla porque ya había usado su cita, y que ahora le tendrían que dar otra. Lógicamente mi amigo insistió en explicar la crítica situación en la que se encontraba, y como respuesta recibió lecciones sobre la importancia de mantener el orden de citas para evitar abusos de privilegiados y de personas que se creen con derecho a todo y abusan del sistema social. Recordemos que mi amigo está mal del corazón y debe evitar alteraciones emocionales, por lo que aceptó una nueva cita, que se la dieron para ¡6 semanas más tarde!, que se cumplió ayer.
Cuando llegó a su nueva cita la doctora no tenía la historia médica de Alfredo por lo que sugirió que pidiese otra cita. (Solo de contar esto me sube la presión y siento un golpeteo en las sienes). Ante los ruegos de Alfredo, quien le explicó el asunto de las recetas, la doctora generosamente aceptó cambiar los productos genéricos por productos de marca y asunto acabado, ni toma de presión, ni electrocardiograma ni nada. Con la receta en mano, Alfredo fue a la farmacia del hospital, y se encontró que esos productos estaban agotados¡¡¡ Le dijeron que los podrían tener en 10 días. Claro que 10 días sin medicinas Alfredo estaría muerto, pero eso no importa, EL PERÚ AVANZA. ¿Hacia dónde? Hacia la privatización de la atención sanitaria, lógicamente.
No debe uno sorprenderse de los comentarios que recibe cuando se cuenta la historia de Alfredo a los amigos de Lima. Ellos dicen que nadie en su sano juicio va al Hospital Rebagliati, para eso hay que estar muy pobre. Oigan, pero ese hospital no es regalado, lo hemos pagado todos los empleados durante sus 52 años de existencia. Con cierto esfuerzo Alfredo puede también puede pagar los altos precios de las medicinas en farmacias privadas, pero ¿cuántos peruanos pueden hacerlo? Lo que es un derecho, por el cual una persona como Alfredo ha cotizado durante más de 40 años de trabajo, se convierte en una especie de obra caritativa del Estado por la cual uno no debe reclamar nada.
Resumen:
• Si eso sucede en el mejor hospital del sistema sanitario público, ¿qué pasará en los hospitales de provincias?
• ¿Cuántos Alfredos se morirán por falta de atención sanitaria?
• ¿Cuántos Alfredos tendrán que recurrir a hospitales privados poniendo a toda la familia en la quiebra?
• Privaticemos la sanidad pública, no importa que la gente haya pagado por eso.
• Privaticemos la educación asfixiando la enseñanza pública para que ganen los colegios y universidades privadas
• Privaticemos la seguridad pública, para que ganen las empresas de protección.
• El precio de oro subió 500% en cinco años. El Nuevo Sol está más fuerte que nunca. La bolsa sube.



EL PERÚ SE ESTÁ CONVIRTIENDO EN UN PAÍS RICO CON HABITANTES POBRES

¡EL PERÚ AVANZA
!


jueves, 16 de septiembre de 2010

EL PODER DEL VOTO EN BLANCO



En una encuesta reciente, los estudiantes de la Universidad Católica y de la Universidad Nacional de San Marcos coincidían en su intención de votar en blanco en las próximas elecciones municipales del Perú.
Aunque muchos rechazan esta actitud, yo la encuentro útil e importante porque estoy seguro que los universitarios habrán hecho estas consideraciones:
• Estamos saturados de leer, ver y oír descalificaciones, chismes y hasta encuestas de intención de voto de candidatos, pero no sabemos cuáles son sus propuestas de gobierno. Por ejemplo no sabemos qué van hacer con el pasaje universitario, o la inseguridad ciudadana, o la falta de becas de estudio.
• Pero aún si dijeran concretamente sus propuestas, sabemos de antemano que no las cumplirán. Desde tiempos inmemoriales los elegidos siempre hacen lo que les da la gana, nadie les pide cuentas ni ellos las dan.

Es decir: los estudiantes no tienen ninguna esperanza que su voto cambie las cosas sea quien sea el elegido.
En otras partes del mundo votar es una opción libre, solo en el Perú y un puñado más de países el voto es obligatorio. Los padres de la patria, es decir los políticos, se guardaron bien en no quedar en ridículo si dejasen que la gente decidiera votar o no. Por otro lado dieron un baño cosmético a lo que llaman democracia: el gobierno del pueblo.
Arropados con el voto de electores que no piden cuentas, los políticos pueden hacer lo que quieren en nuestra particular democracia ya que el pueblo no es temido ni respetado siquiera.
Ante la obligación de votar so pena de multa y limbo ciudadano, ¿qué otra opción le queda al elector consciente de que lo engañan? ¡Pues votar en blanco!
Dirán algunos que el voto en blanco es una capitulación, y que en todo caso hay que votar por el menos malo. Bueno, ese razonamiento ha calado mucho tiempo: así se eligió a Alan García, a Fujimori, y todos los pésimos gobernantes que ha tenido el país. Ninguno cumplió lo que prometió. Entonces, ¿para qué engañarnos nuevamente? Si todos votásemos en blanco se crearía un vacío de poder que haría reaccionar a los políticos y quizá se den cuenta de una vez por todas que sus campañas no terminan cuando son elegidos sino cuando cumplen sus promesas.
Un voto masivo en blanco, es decir NO al poder, un NO a la corrupción, un BASTA YA a las mentiras.
Un voto masivo en blanco es recobrar la autoridad que siempre ha debido tener el elector.
Sigamos a los universitarios, votemos en blanco si queremos cambiar el país.


viernes, 20 de agosto de 2010

¿HASTA CUÁNDO DEJAREMOS QUE NOS ENGAÑEN CON ESO QUE LLAMAN “DEMOCRACIA”?


(Con este artículo iniciamos una serie dedicada a la democracia y el voto del pueblo)

Se dice que la Revolución Francesa fue el inicio de la democracia moderna, pero no resaltan que dejó paso inmediato a la dictadura de Napoleón llevando a la ruina a su país, ocasionándole millones de muertos sin conquistar ni una pulgada de territorio extranjero. Más de doscientos años de engaño son suficientes. Si es que algún país tuvo un momento de verdadera democracia éste fue breve y no sirvió para nada. En todo caso reconozcamos que el periodo más falso y ruin de eso que llaman democracia es el que estamos viviendo en el siglo XXI.

INCOMPLETA DEFINICIÓN DE LO QUE ES DEMOCRACIA
Se suele definir la democracia como “el gobierno del pueblo”. Evidentemente esto requiere que el pueblo elija a personas que gobiernen el país en su nombre. Es decir, políticos que representen sus intereses en el manejo de la nación. ¿Se ha cumplido esto alguna vez? Claro que no. Si queremos ser rigurosos tendríamos que decir casi nunca o en muy raras ocasiones. En todo el mundo, salvo quizá los países nórdicos, los elegidos no responden a lo que el pueblo espera de ellos, no cumplen con sus promesas electorales y, la mayor de las veces, hacen todo lo contrario a los intereses de sus electores.
La errónea definición de democracia no es casual, la han formulado personas ingenuas o defensoras del “establishment”. Confundir deseo (gobierno del pueblo) con realidad (explotación del pueblo) facilita el discurso de políticos y sus voceros intelectuales para convencer al pueblo de que es representado, por eso repiten hasta el aburrimiento frases como estas: “vivimos en una democracia”, “luchemos por mantener la democracia”, “la democracia está en peligro”. Los que defienden la presente acepción de democracia son los mismos que dicen “nuestra democracia no es perfecta pero es mejor que la tiranía” y luego se quedan mudos cuando se les recuerda que Hitler y muchos tiranos fueron elegidos democráticamente.
Por eso en vez de decir: “Democracia es el gobierno del pueblo”, que supone que bastase que la gente elija a sus gobernantes para tener una democracia, debería limitarse esa palabra solo para los gobiernos que cumplen con los deseos del pueblo. Una definición más razonable podría ser algo como esta: “Democracia es el gobierno que representa los mandatos y deseos del pueblo”. En otras palabras, si un sistema de gobierno no representa los intereses de sus electores debería llamarse de otra manera. Algunos han bautizado nuestro presente sistema político llamándolo “Corporocracia”, gobierno de corporaciones empresariales. Esta definición es más aproximada a la realidad, ya que los representan aunque no hayan sido elegidos directamente por ellos.

EE UU: EJEMPLO DE FRAUDE ELECTORAL
Muchas vidas y sacrificios ha costado intentar que el voto sea universal, libre, secreto, igual y directo. En los albores de lo que llaman democracia votaban solo hombres mayores de edad que tenían propiedades y hablaban el idioma del Estado. El derecho de voto de las mujeres se logró bien entrado el siglo XX. Otro tanto sucedió con el voto de indígenas y analfabetos. En muchos casos se restringió el voto de militares y sacerdotes. Después de mucho tiempo y grandes revueltas sociales se logró el voto universal. Por razones de espacio no trataremos por ahora otros intentos igualmente valiosos, como que el voto sea libre, igual, secreto y directo.
Bien, ¿para qué ha servido tanto esfuerzo? Realmente para muy poco. Vayamos por partes, exploremos primero el fraude electoral. Es decir, las maniobras que hacen los poderosos para que sus candidatos sean los se apoderen del gobierno. En este punto hay que desbancar a los países latinoamericanos del inmerecido título de campeones del fraude electoral que les han endilgado. No es verdad, hasta en esto les gana Estados Unidos. Sí, este país que se hincha como un pavo real cuando habla de democracia, aquel que invade otros países diciendo que son antidemocráticos, es el que más tradición tiene sobre fraude electoral a punto que su prontuario hace empalidecer el fraude electoral que ha tenido, por ejemplo, Perú cuando los militares permitieron graciosamente elecciones “libres”. Pues sí, Estados Unidos es un país donde el fraude del voto comienza desde los albores de su independencia y ha seguido hasta nuestros días. Recordemos el fraude espectacular que realizó George Bush Jr, para eliminar a Al Gore en las elecciones del año 2000, y la manipulación de las máquinas electrónicas de votación que le permitió ser reelegido en 2004 frente al candidato demócrata Jhon Kerry.
Sin embargo, el fraude en las urnas no es el único escándalo que invalida las elecciones en EE UU. Más que ello son los miles de millones de dólares que los candidatos usan en sucias campañas de difamación, insultos, falsificaciones de encuestas, dolosas componendas en la confección de listas de electores, y una amplia variedad de mentiras y triquiñuelas que engañan a los electores. La manipulación mediática de Estados Unidos sobrepasa cualquier límite de indecencia, y hace que las razones por las que vota un estadounidense estén basadas en percepciones erróneas, lo que invalidaría su sistema electoral si ese país tuviese jueces honorables e independientes.
Es posible que en este momento muchos crean que lo escrito sobre fraude electoral en Estados Unidos es una irresponsabilidad de mi parte. Pues bien, espero que no duden de Paul Krugman, premio Nobel de Economía, que luego de dar detalles de los fraudes electorales de su país dice que estos son: “una tradición americana muy antigua. El movimiento conservador (léase Republicano) es y ha sido profundamente antidemocrático.” (The Conscience of a Liberal. Peguin, 2007. Página 194) Dado el pánico que suscita criticar a Estados Unidos me veo obligado a decir que el autor no es un terrorista islamista, ni tonto útil de la izquierda marxista, ni antisistema, que yo sepa. Paul Krugman es un respetado profesor de la Universidad de Princeton. Léanlo.

¿GOBIERNAN LOS GOBIERNOS?
En algún momento de la historia los gobiernos gobernaban su país. Eran tiempos en los que la economía dependía poco de las influencias extranjeras lo que permitía a los gobiernos tener cierta autonomía para decidir el curso de la nación. Evidentemente, los gobernantes no cumplían los mandatos del pueblo que los eligió, sino que se contentaban con satisfacer los intereses económicos autóctonos o a los corruptos voraces de su entorno político.

Con el paso de los años las relaciones comerciales, favorecidas por los mejores medios de transporte, han llevado a una mayor interdependencia entre los países. Esta mejora se ha precipitado de manera vertiginosa desde que el Banco Mundial y el IMF, manejados por EE UU y la Comunidad Europea respectivamente, impusieron la globalización al mundo. A partir de ese momento el dinero ha dejado de pertenecer a los países. Las políticas económicas y políticas son impuestas por entidades que nada tienen que ver con el interés de la nación, sino con el interés del inversor, y este es volátil, anónimo y evasivo. ¿Quién maneja el tipo de cambio? ¿Quién decide el nivel de endeudamiento de un país, o su inflación, o su sistema de pensiones, o la educación o servicios sanitarios? Todas las acciones de los gobiernos “democráticos” pasan por la censura de instituciones ajenas al país. Además del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, tenemos las calificadoras Moody´s, Standard & Poor, Ficht, que pueden levantar o arruinar un país en pocos meses, como le sucedió a Grecia. Junto a estos grandes guardianes de la globalización está la Organización Mundial de Comercio, y los bancos de ayuda regional como el BID o el Banco Central Europeo. Pero además hay algo doloso y repuganante: conocer anticipadamente las acciones que van a tomar los gobiernos ha servido para que ejecutivos de entidades supranacionales se enriquezcan por su cuenta especulando o participando solapadamente en privatizaciones a precio de ganga.

Las normas de los dictadores de la economía mundial están claras: eliminen sus barreras aduaneras, privaticen las empresas, vendan sus riquezas naturales, bajen los sueldos, agilicen el despido, reduzcan las pensiones, moderen los gastos en educación. Estas intratables y arrogantes instituciones son las mismas que permitieron la quiebra de Lehman Brothers, el fraude de las hipotecas subprime y la expansión dolosa de los hedge funds. Permitieron la crisis mundial y ahora exigen a los gobiernos que sacrifiquen al pueblo que los eligió.
¿Se puede llamar a esto democracia? ¿Es acaso el pueblo quien decide la política económica y social del país?
Seguiremos….

domingo, 25 de julio de 2010

FILÍPICA 10. CLASE SOCIAL INCONFORME

En nuestro intento de clasificar la sociedad de un país de acuerdo a su relación con el poder político y económico hemos visto hasta ahora tres clases:
1. Clase social poderosa que propaga el miedo para aumentar su dominio (Filípicas 5, 6 y 7)
2. Clase social con apetito (Filípica 8)
3. Clase social desorientada o adormecida (Filípica 9)

Nos falta cubrir la última: la Clase social inconforme. Por razones prácticas incluimos en ella a una gran diversidad de personas que manifiestan su desacuerdo de diferentes maneras. La Clase social inconforme está formada por personas que no están de acuerdo con lo que pasa, o que se sienten maltratados, oprimidos, explotados, manipulados y sometidos por las clases poderosas que manejan el país. Debido a esto luchan con pasión para reivindicar sus derechos. Estarían aquí incluidos disidentes, activistas, ecologistas, sindicalistas y tantas otras personas que solas o asociadas expresan su descontento sobre una causa específica.

Los inconformes siempre tuvieron mala prensa. Constantemente han sido ridiculizados, amenazados, marginados, o simplemente ignorados cuando no desterrados o asesinados. Expresar desacuerdo con lo que ocurre es arriesgarse a lo peor. Cuanto más importante sea la causa, más riesgo corre el disidente, y cuanto más poderoso el criticado más rápido son acallados sus opositores. Ser disidente es ser raro, extravagante. Es ser un aguafiestas, alguien a evitar. Y si el disidente se convierte en activista entonces se hace sospechoso de intentar subvertir el orden público.
Esto no es nuevo, en todos los tiempos ha sido peligroso criticar el poder. El inconformista Sócrates acabó siendo condenado a muerte. A Martin Luther King lo asesinaron por reclamar la igualdad de las razas; parecida suerte corrió Mahatma Gandhi por pedir el fin del colonialismo inglés en la India.
Desgraciadamente son muy pocos los que con su sacrificio pudieron conseguir sus objetivos. La mayor parte de los disidentes están borrados de la memoria colectiva, sus causas no triunfaron aunque su sufrimiento haya sido igualmente terrible. Por otro lado, las conquistas sociales se lograron por héroes que han sido borrados de nuestra memoria. ¿Quién recuerda los nombres de los sindicalistas que consiguieron la jornada de 45 horas a la semana, o que se dieran sillas a las trabajadoras, o que se prohibiera el uso industrial del mercurio, o que se prohibiera el trabajo de menores? Son tantas y tantas las conquistas sociales que disfrutamos gracias al esfuerzo y sacrificios de miles de personas anónimas que sufrieron las represalias de sus empleadores y del Estado. Si en algunos países existen aceptables condiciones de trabajo no es debido a la iniciativa voluntaria y espontánea del empresariado sino a la presión ejercida por las fuerzas sindicales. Claro, ahora las cosas han cambiado, el poder económico ha logrado desprestigiar el sindicalismo y corrompido a muchos de sus líderes a tal punto que han perdido el respeto de todos. El 1º de mayo ha pasado a ser una fecha sin contenido.

Sería lógico pensar que cada ciudadano es un inconforme ya que existen justificadas razones para ello. Lo triste y sorprendente es que la potencial protesta queda violentamente apagada por la influencia de los medios de comunicación cuyo fin primordial no es informarnos sino entretenernos o divertirnos con el fin de que miremos hacia otro lado. El éxito de adormilar a los ciudadanos es tal que la posible protesta, rabia o indignación hacia las evidentes injusticias se concreta en uno que otro comentario aislado sin trascendencia alguna.
La diferencia entre la “Clase inconforme” y la “Clase de indecisos o adormilados” (que hemos visto en una Filípica anterior) es que los inconformes luchan aún sabiendo que tienen pocas posibilidades de ganar, mientras que los indecisos o adormilados no se dan cuenta de que tienen derechos que reclamar o peor: están convencidos de no vale la pena pelear porque no se gana nada, y hasta pueden perder lo poco que todavía tienen.

¿Qué desea la Clase Inconforme? Principalmente cambiar el rumbo que ha tomado el país, y en esto hay tantos aspectos como intereses pueda tener la persona. Por eso la lista de cambios necesarios es interminable. Pongamos algunas reivindicaciones: en cuestiones laborales: salarios justos y condiciones de trabajo seguras. En asuntos económicos: acceso a recursos financieros, estabilidad monetaria. En asuntos culturales y educativos: instrucción pública buena y gratuita y acceso a programas culturales. En Salud: eficientes y gratuitos servicios hospitalarios. En política: dirigentes honestos y preparados. En asuntos ecológicos la preservación de la naturaleza y reducción de la contaminación ambiental.
Disidentes o inconformes son aquellos que están conscientes de las injusticias que cometen las clases que manejan el país, alzan su voz contra ello y no se dejan engañar por noticias y discursos que nos invaden las 24 horas del día. Un disidente es alguien que piensa por su cuenta y que expresa continuamente su discrepancia corriendo el riesgo de ser marginado, expulsado de círculos sociales, culturales y hasta familiares. El disidente puede ser considerado desde excéntrico por aquellos pocos benevolentes que lo rodean, hasta extremista peligroso por el Estado. Dentro de las organizaciones disidentes a nivel mundial destacan Amnistía Internacional, Greenpeace, Human Right Wacht. En el Perú tenemos APRODEH, COMISEDH, IDL, SER entre muchas ONG dedicadas a proteger los pocos derechos humanos que todavía tiene sus habitantes, pero hay muchas más que de forma callada, sin aspavientos ni alborotos trabajan denodadamente por lo mismo.
¿Qué armas utiliza el disidente? La única arma letal del disidente es la palabra escrita o verbal. El disidente sabe el riesgo que corre, se le cerrarán las puertas para sus escritos, ya sean periódicos, editoriales, programas culturales. Un disidente por más minúsculo que sea sabe que será perseguido por el “Establishment” ya que incomoda como el ratón al elefante, por lo tanto hay que deshacerse de él, aplastarlo, desaparecerlo.
Hay disidentes que van más adelante, no se conforman con expresar su opinión a quien quiera oírle, sino que desean difundir sus pensamientos mediante acción y para eso hay que organizarse y participar. Ese disidente se convierte en “activista”. Noam Chomsky es un ejemplo. El sabio lingüista tiene cerradas las puertas de los principales periódicos y televisiones de EE UU. Sus libros y sus discursos incomodan al Establishment. Pero esto no le importa, Chomsky promueve coloquios donde se critica la manera por donde va el mundo. Siendo judío no le importa censurar a Israel por sus abusos contra los palestinos, o siendo estadounidense denunciar las barbaries que cometen en el mundo, llegándolo a llamar “Estado Canalla”.
El Perú ha tenido importantes disidentes, quizá el más representativo de ellos ha sido Manuel Gonzalez Prada, que fustigó a la sociedad peruana en general. Famosa quedó su frase: el Perú es un cuerpo enfermo, donde pongamos el dedo saldrá pus. Otro inconforme fue José Carlos Mariátegui, autor de -Siete Ensayos de Interpretación de la Realidad Peruana-. En el campo de la literatura José María Arguedas y César Vallejo destacaron por su lucha para acabar con las injusticias a la que está sometido el pueblo. Desgraciadamente, desde la mitad del siglo pasado, no ha habido disidentes que hayan llegado a esas alturas. Esto no quiere decir que no los tengamos de gran calidad intelectual y valentía ciudadana. No, en el Perú hay muchos osados y honrados disidentes que diariamente se arriesgan para reclamar sus derechos a pesar de que sus compatriotas se entretienen con la TV o el fútbol para felicidad de los poderosos.

miércoles, 7 de julio de 2010

MIENTRAS MÁS GRANDE SEA LA MENTIRA MÁS GENTE LA CREERÁ


Un antiguo compañero de colegio, que evidentemente no está de acuerdo conmigo en lo referente a la “caza de brujas”, me envía para ilustrarme una de esas presentaciones que circulan a raudales por el espacio cibernético y que son tan pueriles y vacías que ni las veo, salvo el caso en que me intrigue su título. En la presentación “Cuidémonos del terrorismo” se lanzan acusaciones tan inverosímiles y majaderas que cualquier persona con dos dedos de frente rechazaría. Sin embargo temo que no sea así, y que muchos las crean a pies juntillas dada la alarma pública que ha desatado el gobierno y sus voceros mediáticos. Lo que pasa es que los malos ejemplos se imitan mejor y más rápidos que los buenos. Bush acusó a Irak de poseer armas de destrucción masiva que podrían acabar con el mundo occidental, a pesar de que los investigadores de la ONU informaron no haber encontrado ningún indicio de ello. La verdad es una minucia y se invadió Irak con los resultados que todos conocen. Bush y su mentor Dick Cheney ponían en práctica lo dicho por el jefe de la propaganda nazi Joseph Goebbels cuando decía que “mientras más grande sea la mentira más gente la creerá”.
Así pues “Cuidémonos del terrorismo” ilustra lindezas como estás:
• Aprodeh (Asociación pro Derechos Humanos) es el cuartel general de los verdaderos remanentes del terrorismo.
• Estos están infiltrados en: Comisedh (Comisión de Derechos Humanos), Pontificia Universidad Católica, Tribunal Constitucional, en la Defensoría del Pueblo, Instituto de Defensa Legal, entre otras organizaciones.
• El terrorismo continúa en las ONG´s.

El miedo se expande más rápido que la verdad, eso lo saben bien los que se dedican a asustar al pueblo para desorientarlo hasta que se rinda y sobre esa tabla rasa hagan de él lo que quieran. Si desean saber más sobre esto les sugiero que lean el libro de Naomi Klein LA DOCTRINA DEL SHOCK. La señora Klein es canadiense, judía, y no es miembro de Sendero Luminoso o del MRTA que yo sepa.

martes, 6 de julio de 2010

FILÍPICA, ¿QUIÉN ESTÁ DETRÁS DE LA “CAZA DE BRUJAS” DESATADA EN EL PERÚ?

(Este artículo también fue publicado en http://www.genocidioayacucho.blogspot.com/)

No se necesita ser un avispado lector para darse cuenta de que sin excepción todos los autores, desde Vargas Llosa a Perico de los Palotes, que critican alguna reprobable acción del gobierno israelí inician sus escritos deshaciéndose en elogios al pueblo judío, afirmando su reconocimiento del Holocausto, el derecho que tienen los israelitas para vivir en paz, añadiendo su larga amistad o admiración hacia tal o cual intelectual o artista judío. Saben bien los escritores que es necesario hacer esas calculadas declaraciones para no ser acusados de racistas, antisemitas o “negacionistas”. A pesar de ello el lobby sionista los acusará de ser enemigos del pueblo judío y buscará denodadamente su desprestigio acusándolos de falaces o desinformados y de servir como “tontos útiles” de los palestinos.
En el Perú pasa algo similar. Antes de criticar al gobierno sea por el deterioro vergonzoso de los Derechos Humanos, o por el abandono negligente de nuestro pueblo indígena, o por el incumplimiento de las reparaciones prometidas a las víctimas del terrorismo, o por la impunidad con la que se protege a los militares involucrados en masacres, o simplemente por reclamar mejores condiciones de trabajo, uno está obligado a decir que no es comunista, ni senderista, ni enemigo de las Fuerzas Armadas.
Por consiguiente me veo obligado a decir que no soy comunista, siempre he odiado el estalinismo; tampoco soy, ni he sido, ni seré miembro de Sendero Luminoso. Creo que Abimael Guzmán y todos sus seguidores hicieron un daño irreparable al Perú; ellos fueron los principales culpables, no los únicos, de la del genocidio ocurrido mayormente en Ayacucho. Deseo que todos los criminales cumplan sus condenas completas, en especial los senderistas que no se arrepienten de sus crímenes. ¡Indulto a nadie! ¡Ni a Abimael Guzmán ni a Fujimori! ¡Impunidad tampoco! ¡Ni a los terroristas ni a los miembros de las fuerzas del Estado que cometieron horribles crímenes!
Como la suspicacia está extendida en nuestro país, reconozco que un líder conspicuo de SL es mi primo, pero también sepan que hubo por lo menos ocho víctimas que llevan nuestro apellido, y muchos otros Morote se vieron forzados a abandonar sus casas y huir de Ayacucho. Respecto a las fuerzas del Estado debo decir que les guardo gran cariño y respeto por una razón muy particular: mi padre y tres de sus hermanos sirvieron en sus filas y sus primos Sierralta Morote llegaron a los más altos puestos del Ejército; por parte de madre sus tres hermanos estuvieron de una manera u otra con las fuerzas del Estado, uno en Investigaciones, otro en el Ejército que luchó en la batalla de Zarumilla contra los ecuatorianos, y el tercero sirvió con los Marines de EE UU en la toma de Guadalcanal. En mi casa festejábamos el Día de la Caballería, arma a la que pertenecía mi padre, como si fuera una Fiesta Nacional, todos aprendimos su himno desde chicos, si desean se las canto. Claro que me siento ridículo contando esto, pero estoy forzado a hacerlo dada la “caza de brujas” que se ha desatado en el Perú.
Aún así no escaparemos, quienes nos atrevemos a denunciar lo que sucede en el país, a ser acusados de esto y de lo otro, y si tenemos suerte nos conformaremos con que nos acusen de “caviar”, aquel pro comunista que vive bien y es un “tonto útil” del marxismo. Salomón Lerner Febres, ex rector de la Universidad Católica, y presidente de la fenecida Comisión de la Verdad y Reconciliación, sabe muy bien de lo que hablo. No hay día en el que Lerner no reciba insultos y amenazas, incluyendo la de quitarle la vida, y como adelanto en su casa le mataron a sus dos perros labradores. Otros no tienen la misma suerte, varios críticos al gobierno tuvieron que huir del país. Sí, no exagero, huyeron con lo puesto de este país que se cree democrático. ¿Quieren nombres? Allí les van dos: Giulia Tamayo, que denunció las esterilizaciones forzadas de mujeres indígenas, y Alberto Pizango, líder campesino que defendió su selva de la avidez petrolera.
Manifiéstese usted contra la contaminación ambiental en La Oroya y la prensa lo acusará de leninista trasnochado. Haga una huelga contra la expoliación de las empresas mineras y lo tratarán de antipatriota. Proteste contra la contaminación que traen las exploraciones de petróleo y lo empapelarán por subversivo. Defienda mantener la memoria histórica de lo verdaderamente ocurrido en Ayacucho y se le cerrarán todas las puertas. Diga que las injusticias socioeconómicas están creando un caldo de cultivo para movimientos extremistas y lo acusarán de elogio al terrorismo.
¿Quién está detrás de esta caza de brujas? ¿Quién promueve la campaña mediática en contra de las ONG o fundaciones que denuncian los atropellos a los Derechos Humanos? ¿Quién fabrica el consenso en las mentes de los peruanos de que toda protesta es antipatriota? La respuesta la encontramos en el dicho romano: “hay que buscar al que se beneficia”. Es decir: hay que identificar al que gana con el amordazamiento o adormecimiento del pueblo. En este caso el mayor beneficiado es Alan García, que no ha podido borrar del recuerdo las masacres de los penales y otros crímenes por las que fue acusado. Pero más beneficiado que él, son los empresarios, nacionales y extranjeros, angurrientos por aumentar sus ya excesivos ingresos. Un pueblo sumiso, un pueblo sin memoria, un pueblo embobado con la TV o el fútbol es el pueblo ideal de este neoliberalismo que además de llevar al mundo a una crisis de hambre, también le está quitando el mínimo derecho de protestar.

domingo, 13 de junio de 2010

FILÍPICA 9. LA CLASE DESORIENTADA O ADORMECIDA

A nivel internacional los países desorientados o adormecidos son los más. Mientras que los países poderosos, como Estados Unidos, con el pretexto del miedo invaden, expolian, y someten a los países que les interesa, y los países con apetito, como China, en lo único que piensan es cómo llegar a ser ricos, los países desorientados o adormecidos, como los africanos y latinoamericanos, lo único que saben hacer es dejarse llevar como bueyes de arado. Caído el muro de Berlín, sin ninguna otra opción que el neoliberalismo, estos países han dejado de buscar alternativas y se conforman con bailar al son que les toquen.
Igual les sucede a las sociedades dentro de un país. La gran masa está perdida y sigue el rumbo marcado por las pocas manos que detentan el poder económico. Al pueblo se le ha hecho creer que su voto decide el futuro del país y que viven en una democracia, esto es: el gobierno del pueblo. A veces hasta piensan que el presidente que elijan mejorará su situación. Pero es más, se les ha hecho creer que no pueden aspirar a otra cosa que no sea elegir candidatos. Votar es el máximo derecho que tienen como ciudadanos, aunque los planes que proclamaban sus candidatos sean una y otra vez echados en el profundo saco del olvido. La democracia se ha convertido en una burla inexorable y cuando sus voceros intelectuales son atacados arguyen con desparpajo y cinismo: “sabemos que nuestra democracia no es perfecta, pero es la mejor opción”. Claro, ofrecen como alternativa la tiranía. Mientras que los políticos se desgañitan con promesas, la masa ingenuamente les cree mientras dura la campaña electoral.
¿Y qué pasa cuando las promesas no se cumplen, cuando las cosas no mejoran, cuando se sigue viviendo mal? ¿Acaso se sale a la calle a protestar masivamente? No, esas protestas se acabaron. La última fue en mayo de 1968 cuando los estudiantes de París iniciaron un clamor mundial para enderezar la situación. Después de eso, los poderes económicos han orquestado una perversa y sutil campaña mediática para idiotizar al pueblo. Démosle entretenimiento, que piensen en fútbol, en películas, en “reality shows”, en corrupción, en narcotráfico, que se entretengan comentando los robos que hay en la ciudad, o las modelos del momento. Hagámosles creer que esto es una democracia. Que crean que la globalización es la única salida para que no tengan contra quién protestar. ¿Acaso saben quién dirige la globalización, cuáles son sus reglas, y quién las cumple? Demos circo al pueblo, y también pan, claro que de pan muy poco, no vaya a ser que se acostumbren a comer y no quieran trabajar.
Las campañas mediáticas iniciadas a fines del siglo XX ha calado hasta los huesos de la masa, y cuando hablo de masa, no solo me refiero a los pobres sino también a la clase media, que pretende ser más inteligente y preparada que el pueblo y sin embargo ha sido la primera en caer en el engaño de la resignación, de la aceptación de que no se puede hacer nada más de lo que ya se hace, que el problema es el presidente, y que hay que cambiarlo. Claro, no se han dado ni cuenta que en estos días el presidente de un país, como el del Perú y hasta el de España, no puede hacer nada que no le dicte el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial o los especuladores de la bolsa. Intentar saber quién gobierna sus vidas es mucho pedir a una masa que está embobada mirando en la televisión asesinos en serie, familias de color que se arrojan pizzas a la cabeza, señoritas the Nueva York obsesionadas con el sexo.
¿Cómo se refleja el éxito de la campaña de inmersión en la estupidez? Pues de la manera esperada: en el Perú el 75% de los habitantes que viven en las condiciones más miserables, sin agua corriente ni desagüe, con pisos de tierra, y techos de eternit o esteras, dicen estar contentos. Pero veamos a España, país que se cree civilizado y culto, pues bien el paro ha subido más del 100%, pronto llegarán a los 5 millones, el 45% de los jóvenes no tienen trabajo, hay casi dos millones de familias que no tienen ningún familiar trabajando, a los trabajadores públicos, incluyendo barrenderos, carteros, chóferes, se les han bajado sus sueldos en por lo menos 5%, a los jubilados se les congelarán sus pensiones, y por supuesto a todos les suben las tarifas de luz, gas, agua, transporte. Van a subir el IVA y, como no les falta imaginación, crean nuevas cargas como la tarifa para recogida de basura. Ante esta injusta y descabellada situación, ¿han salido los españoles a la calle a protestar por este abuso dictado por instituciones financieras? ¿Se han dado acaso cuenta de que la crisis la originaron las instituciones financieras? No sabemos, la masa se ha quedado calladita. La huelga de un día anunciado por los funcionarios públicos fue un tremendo fracaso. Los españoles creen que no se puede hacer nada y se quedan quietecitos, voluntariamente sumisos, como si el asunto fuera con otros, y miran las nuevas ofertas de televisores, ahora tienen “High Definition”, y también Tercera Dimensión. Más discuten sobre si el Barça es mejor que el Real Madrid que si las entidades financieras cobran voraces comisiones. No es que falten convocatorias de protestas, si la iglesia y los conservadores deciden manifestarse contra la píldora del día siguiente o contra el matrimonio de los gays, todos a las plazas. Si hay que protestar contra la guerra de Afganistán y lanzar inflamados discursos contra el envío de tropas, en las avenidas no cabe ni un alfiler. Pero convoque usted a quejarse contra la rebaja de días de despido, o contra los miles de millones desfalcados por las cajas de ahorro y asistirán cuatro gatos que tienen estropeado el televisor.
Salvando lógicas distancias en el Perú la reacción es parecida, solo los cholos, los resentidos, los comunistas, los antipatriotas salen a la calle a protestar, y la gente los mira con espanto. Esos desgraciados nos van arruinar a todos, así no se puede hacer patria. Mejor me voy a tomar una cervecita, no hay que meterse en política, no se saca nada protestando.
La masa desorientada o adormecida es el éxito de la modernidad.

viernes, 26 de marzo de 2010

FILIPICA 8. LA CLASE SOCIAL CON APETITO

Así como Estados Unidos es ejemplo de un “país con miedo”, China es el de un “país con apetito”, tal como vimos en la Filípica 5. Adaptando la clasificación de países a una sociedad encontramos que la “Clase con Apetito” es aquella cuyos miembros hacen todo lo posible por llegar a poseer los bienes y privilegios que disfruta la clase que ellos ambicionan: la “Clase con Miedo”.
Es verdad que todas las clases sociales tienen apetito, pero este sentimiento no es siempre predominante ni condicionante de su conducta y manera de pensar. A no ser que sea voraz, tener apetito no es suficiente para pertenecer a la “Clase con Apetito”. En ésta sus miembros son insaciables: mientras más comen más apetito tienen; siempre quieren más; nunca se conforman con lo que alcanzan; insisten invariablemente por conseguir una promoción cueste lo que cueste, caiga quien caiga; lo importante es tener más poder, subir en la empresa o en la profesión que practican sea esta abogacía, medicina, literatura, fuerzas armadas, religión. En pocas palabras: adoptan de corazón el sueño estadounidense de llegar a ser “ number one” , el número uno.
Un ejecutivo con apetito voraz ha aprendido varios idiomas, estudiado una o dos maestrías, o doctorados, o estudios equivalentes. En su vida profesional se mantiene al día con las nuevas técnicas, teorías, publicaciones. Trabaja hasta la extenuación no importa que los demás le digan sobón, vendido, traidor o estúpido. Siempre es el primero en llegar y el último en salir del trabajo. Se mantiene atento al menor deseo del jefe. Es voluntario para todo tipo de trabajo; es leal con la dirección de la empresa, nunca se queja. Para llegar a ese clímax de éxito se requiere trabajar y estudiar mucho, muchísimo, no importa el esfuerzo, lo que cuenta es el resultado. Un chino trabaja normalmente 14 o 16 horas siete días a la semana, casi no tiene vacaciones, quizá una semana cada dos años. Eso es tener apetito, hacer menos no sirve, sería simplemente una quimera o un sueño, según ellos.
El hombre o mujer con apetito sabe que para progresar no debe confiar en recomendaciones, ni palancas, ni embustes, no porque sea inmoral, la moral no cuenta, sino porque el éxito más seguro es el que depende de uno mismo y no de los demás. Al cabo de pocos años su mejor recomendación no será el título de la universidad donde estudió sino el trabajo que ha realizado en su vida profesional.
Subir en la escalera profesional puede requerir suerte, pero como la suerte no depende de uno la persona con apetito no cuenta con ella, sino con su preparación y capacidad.
Los arribistas y “trepas”
Hay algunos de la “Clase con apetito” que en vez de confiar en su propia preparación prefieren tomar el atajo del arribista, del “trepa”, del que ambiciona mantener contactos con gente importante para que lo ayude en su progreso, y para eso se humilla y presta los servicios más asquerosos con tal de congraciarse con el escalón superior de la empresa o de la sociedad. Moral y Ética
La Clase con Apetito actúa generalmente dentro de los parámetros morales y éticos aceptables no porque crea en ellos, sino porque cree que la deshonestidad es un mal negocio. Es tomar mucho riesgo.
Relación con sus jefes
La clase con apetito no cuestiona ni duda las órdenes y estrategias impartidas por la jerarquía superior. Si la empresa desea despedir al 20% de los trabajadores, el ejecutivo con apetito despide al 30% para quedar mejor. Si hay que boicotear a los dirigentes sindicales se les boicotea. Si hay que pagar mordidas a los burócratas para conseguir un contrato, se les soborna sin pestañear. Si hay que ocultar ganancias para pagar menos impuestos se las oculta. Las órdenes de la empresa se reciben sin dudas ni murmuraciones. Eso no quiere decir que esté casado con la compañía, sino que mientras trabaja en ella es leal, claro que esa fidelidad termina el mismo día en que cambia de trabajo.
Relación con sus subordinados
Lo único importante es que lo subordinados rindan más al menor costo. La formación, los incentivos, las medidas de seguridad de la empresa son solo estrategias para que produzcan más. La empresa no es una Beneficencia Pública. Al empleado que está al borde del abismo hay que empujarlo, no sirve, perjudica. Los sindicatos son un estorbo para el manejo y la flexibilidad en tomar decisiones.
Relación con la política
La Clase con Apetito no participa en la política, eso quita tiempo y puede causar represalias si uno apoya al bando equivocado. Nunca cambia de partido, siempre está con el Gobierno sea de izquierda o de derecha porque de ese modo consigue lo mejor para su empresa o institución, y sobretodo para él.
Relación con la sociedad
La Clase con Apetito no está interesada en mantener lazos sociales que no tengan un fin económico o que sirvan para conseguir un negocio. El apetito voraz no le permite perder el tiempo en cosas que no sean para su beneficio.
Relación con la Clase con Miedo: la sirve con dilección.
Relación con la Clase Resentida: la evita.
Relación con la Clase Desorientada: la explota.



viernes, 12 de marzo de 2010

FILÍPICA 7. EL MIEDO DE LOS MULTIMILLONARIOS

Todos tenemos miedo a perder nuestros bienes. Un vagabundo tiene temor a que le roben sus zapatos. Un multimillonario a perder su riqueza. La diferencia reside en que el vagabundo no hace ataques preventivos contra los que tengan alguna posibilidad de quitarle su calzado; perder sus miserias no lo obsesiona, no es parte de su manera de ser ni de su actividad diaria. En cambio el multimillonario está obsesionado por proteger sus bienes y, con mayor dedicación a la que se dedica para aumentar su riqueza, se consagra a eliminar a sus enemigos reales o imaginarios. Esto en política internacional se llamaría “guerras preventivas”.
Siguiendo la clasificación de la sociedad de acuerdo a sus emociones descrita en la Filípica anterior, la Clase con Miedo se compone de los que son verdaderos millonarios. En este grupo podíamos incluir a los altos ejecutivos de transnacionales que tienen como labor implementar las estrategias y filosofía que dictan sus casas matrices. Es decir: cumplen sus obligaciones empresariales a raja tabla o corren el riesgo de ser despedidos a la menor desviación de las políticas dictadas en el extranjero.
En el Perú la Clase con Miedo no aparece en notas sociales de periódicos o revistas, ni frecuenta clubes como el Regatas Lima, ni pasa vacaciones en la playa Asia, ni va a cenar al restaurante Astrid y Gastón, ni se aloja en un hotel Hilton, ni viaja en primera clase de Air France. Eso lo haría alguien de un nivel más bajo, mucho más bajo. Las pocas familias peruanas de la Clase con Miedo tienen casas en Palm Beach, Long Island o la Riviera Francesa, sus hijos estudian en Yale, Harvard o Princeton; viajan en sus propios aviones; hacen reservaciones en el restaurante Bulli o el Alain Ducasse; y se alojan en suites del Hotel Ritz de la Place Vendôme. En mis tiempos la familia Gildemester vivía en Alemania, la familia Grace en Estados Unidos, la familia Milne en Inglaterra, la familia Prado en Francia.

Estrategias de la Clase con Miedo
A través de los años esta clase se ha ido adaptando a la evolución del mundo sin desviarse nunca de su objetivo. Antes usaban a los dictadores para acallar las protestas del pueblo o de intelectuales que denunciaban injusticias. Ahora ya no es necesario ni de buen gusto acudir a golpes militares, les basta con utilizar adecuadamente los medios de comunicación para conseguir sus objetivos. Esto es modernidad, sofisticación y buenas maneras.
Para mantener las cosas tal como están, es decir bajo el control de empresas globalizadas ya no se necesita mancharse de sangre, solo deben dejar correr algo de dinero para comprar conciencias, contratar plumíferos, promover “expertos”, y sobretodo entretener a la masa para que piense en otras cosas.
Veamos cuales son sus estrategias básicas:

Desprestigiar a la clase política.
Hay que mantener una constante divulgación de los actos de corrupción de alcaldes, parlamentarios, ministros. O de sus apetencias sexuales y hábitos perniciosos. La gente no debe confiar en ningún político, no importa que en su mayor parte sean ciudadanos que trabajan honesta y sacrificadamente por bien de la nación.
Además hay que hacer público los ataques que se dirigen unos a otros. Esta polémica de crispación política alienta la desconfianza de la gente, y eso es muy bueno. Ningún partido debe llegar a ser dominante, salvo el nuestro mientras siga nuestras instrucciones. Claro que si cambia, o llega a ensoberbecerse y quiere actuar por su cuenta, nada es más fácil que quitarle el apoyo y hacerlo caer. El resultado de esta estrategia en el Perú es magnífico: no existen partidos políticos tradicionales, salvo el APRA que es epítome de la corrupción y desprestigio. Los peruanos no tienen conciencia política, ¡Qué maravilla!

Desprestigiar a los sindicatos
Hay que seguir manteniendo el desprestigio en que hemos colocado a los sindicatos, no vaya a ser que surjan nuevamente y reclamen mejores salarios y condiciones de trabajo. A los dirigentes sindicales se les compra o se les desprestigia, o mejor aún se les ignora. Todo sindicalista es un marxista en potencia, un cuasiterrorista, un antipatriota; además es un ignorante total que lo único que busca es ganar más sin trabajar. Los dirigentes sindicales son corruptos, zánganos, viven de las contribuciones de los trabajadores a quienes engañan y manipulan. Sus huelgas llevan a la destrucción los bienes del país, son saboteadores de la economía nacional. Nadie debe sindicalizarse o corre el riesgo de que lo despidamos. Los trabajadores deben seguir contribuyendo al desarrollo de la empresa que es la verdadera riqueza del Perú y fuente de nuestros ingresos.

Entretener a las masas.
Es muy importante mantener entretenidas a las masas, no vaya a ser que comiencen a pensar. Para eso tenemos la televisión, hagamos de los reality shows, de los Jaime Bayly, de las Laura Bozzo, el centro de atracción de la gente. A esto hay que añadir el fútbol, no importa que el Perú sea el peor equipo de América, ni que los jóvenes no tengan un sitio para practicar este deporte, esas son minucias, de eso no se debe hablar. Lo que hay que hacer es llenar los espacios radiofónicos con transmisiones y comentarios de cada partido. Lo importante es que la gente sufra por su equipo, que discuta sobre los jugadores, que se hagan ilusiones de triunfos y de copas. Eso seguirá manteniéndolos muy ocupados. Además tenemos las telenovelas que dejan embobados a todos. Hombre, también hay que contar con las fiestas nacionales y con las procesiones. ¡Qué haríamos sin las procesiones! ¡Qué sucedería si no tuviéramos el Señor de los Milagros! Eso sería horrible, quizá la gente se dedicaría a pedir cuentas al gobierno, o a reclamar las excesivas comisiones bancarias, o a preguntar por los impuestos que pagan las compañías mineras, o a investigar la contaminación de las aguas de los ríos y del aíre. O a preguntarse qué material militar estamos comprando y a qué precio. No, eso no nos convendría. Mejor hay que mantener a la gente sentadita en el circo. El pan se lo daremos otro día.
Sobretodo lo que tenemos que hacer es mantener los mitos nacionales: el Perú es rico, muy rico, tiene oro, plata, cobre, petróleo, gas; en la selva abundan los árboles; nuestro océano es el más rico del mundo; la papa y la quinua son originarios del Perú; tenemos vicuñas, llamas, alpacas. En fin, tenemos de todo. Además el imperio incaico fue una gran civilización y el Perú fue el virreinato más rico de España. Así que tenemos muchas razones para sentirnos orgullosos. Escriban sobre eso, enséñenlo a los niños para que lo aprendan bien, y para que los adultos no lo olviden repítanlo todos los días. Hay que componer canciones que ensalcen las bellezas del país y ahora con Internet poner muchas fotografías de Machu Picchu, por ejemplo. Y no hay que olvidar de honrar con desfiles a nuestros héroes militares sin importar que nunca hayamos ganado una guerra.
Pero sobretodo hay que recalcar que el país es inmensamente rico. Mientras el pueblo se sienta orgulloso de lo que no posee vamos bien. No vaya a ser que se de cuenta de que nada les pertenece ni pertenecerá. Eso es nuestro y de nadie más.

No educar al pueblo
Ahora que la modernidad exige dar educación a todos, hay que cumplir para que vean que somos gente honesta y progresista. Claro que no hay que exagerar, los colegios privados se encargarán de proveer empleados para nuestras empresas, y los colegios nacionales que enseñan tan mal nos darán obreros a nuestras minas. Es mejor que los colegios privados sean religiosos, tenemos que proteger a la jerarquía de la iglesia Católica, son nuestros más fieles aliados, ellos nunca han cambiado de partido, siempre han estado con el gobierno. Lo estuvieron con Fujimori a pesar de que forzó la esterilización de 200,000 indígenas, pero eso es otra historia.
Especial cuidado hay que tener con el sindicato de profesores. El SUTEP está en manos de comunistas trasnochados que han llevado a la ruina la educación del Perú. Allí no reside el peligro, el riesgo es que la base de profesores se rebele, cambie a sus dirigentes y se ponga a pensar en cómo mejorar la enseñanza pública. Eso sería muy peligroso, una masa educada nos haría la vida muy difícil.
…..
-¿Qué pasaría si nuestras estrategias fallasen?
-Pues muy sencillo, nos vamos del país antes de que nos expropien e invertimos en otro que de más seguridad a nuestras inversiones.


jueves, 4 de marzo de 2010

FILÌPICA 6. EL MIEDO DEL GRUPO SUPRANACIONAL

Inspirados en la clasificación de los países de acuerdo a sus emociones sugerida por los intelectuales Miösi y Todorov (ver Filípica 5), la sociedad peruana se dividiría en cuatro: Personas con miedo. Personas con apetito. Personas humilladas, rencorosas. Personas indecisas. Pero antes de hablar de ellas es necesario prestar atención al grupo de ejecutivos supranacionales cuyo miedo supera su ambición, que no es poca, y que han creado una cultura de temor que expanden por todo el mundo. La posibilidad de un levantamiento social los lanza a influir de forma decisiva en las decisiones políticas y económicas que se toman en un país como el Perú, frágil, sin conciencia política, desorientado.

LA CONVENIENCIA DEL MIEDO
Los integrantes de este grupo son los que verdaderamente detentan el poder económico y político del país y temen que puedan cambiar las cosas. Ellos son los presidentes de gigantescas corporaciones financieras, industriales, mineras, de comunicación, de energía, de salud y tantas otras, que no viven ni conocen el Perú, y lo más probable es que ni siquiera hayan venido de vacaciones, aunque esto no es óbice para decidir si invierten o retiran su empresa del país. Pero hay algo más: los accionistas de estas empresas son cientos de miles de accionistas anónimos y gerentes de fondos de inversión que compran o venden al menor rumor positivo o negativo. Parte del trabajo de la alta dirección de las empresas es convencer a sus accionistas que el país donde está la compañía es estable y su dinero está seguro. Y no solo el país sino también la región geográfica no corre peligro.
¿Cómo coordinan estos altos directivos sus decisiones sobre el Perú? De la manera más natural, sin conferencias secretas ni conciliábulos sospechosos. La alta dirección de las empresas está siempre comunicada entre ellas para tratar asuntos que pueden afectar a todos: un cambio de gobierno, el aumento del malestar social, el peligro de nacionalizaciones, las campañas contra la inversión extranjera, reclamos de sindicatos, de las ONG´s, de los ecologistas.
Si tomamos el caso de las recientes inversiones españolas, es natural que el Sr. Botín del Banco Santander converse con el Sr. González del BBVA sobre la conveniencia de apoyar o no la candidatura de Keiko Fujimori, Castañeda o de Humala en las elecciones de 2011; a los banqueros se pueden juntar los directivos de Repsol, Iberdrola o Telefónica con quienes además juegan golf o asisten a bodas o fiestas de cumpleaños, y a quienes también frecuentan en las asociaciones empresariales.
Los presidentes de empresas compiten duramente por una nueva concesión o una mayor participación del mercado y llegan a utilizar una amplia gama de triquiñuelas para lograr sus objetivos. Pero en lo que se refiere a asuntos nacionales son socios leales y honrados ya que eso les afecta a todos. Y si afecta a todos, también le atañe al país de donde proceden sus empresas, en este caso sería España, pero generalmente es Estados Unidos ya que sus compañías tienen una posición dominante en diferentes áreas, como el comercio, franquicias, minería, y un largo etcétera.
Ante la posibilidad de que algo pueda afectar a sus empresas, los gobiernos en cuestión ponen en movimiento a sus embajadas, consulados, agregados comerciales, servicios de inteligencia y toda la parafernalia de departamentos que tienen las grandes potencias. Claro que el círculo del miedo es más grande, los gobiernos y las grandes corporaciones controlan los organismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, el Banco Internacional de Desarrollo, y si seguimos en esta serie de conexiones de los que tienen miedo a una revuelta popular, encontraremos que las universidades estadounidenses son financiadas por las grandes corporaciones, y de allí salen los intelectuales que evangelizan las ideas neoliberalistas y que, como los antiguos sofistas atenienses, tienen la capacidad de demostrar lo que les plazca. Un intelectual disidente y con ideas propias no tiene cabida en las universidades influyentes o es marginado como lo es Chomsky o silenciado totalmente como lo fue Filkenstain.
La rueda de intereses creados por los miedosos se alarga hasta el infinito: de allí parten los trusts o fundaciones que pagan becas de formación, organizan conferencias, consiguen “expertos”, difunden enorme información siempre parcializada, llenan los despachos de periodistas con boletines digeridos, revigorizan sus departamentos de relaciones públicas, subvencionan estudios, invitan políticos y periodistas a viajes exóticos, cruceros de lujo. Ofrecen el país de las maravillas a todo aquel de cierta importancia que cambie de opinión. En fin, controlan a los medios de comunicación local y extranjera a base de publicidad.
Si le interesa saber más sobre este asunto lea a los premios Nobel Paul Krugman y Joseph Stiglitz, o también al imprescindible Noam Chomsky, o a los periodistas John Mearsheimer y Stephen Walt. Noten por favor que todos son estadounidenses, y no pertenecen a ningún partido de izquierda.
Algún descreído podrá decir que esos intelectuales han elucubrado teorías sin sustento. Después de haber dirigido una de las empresas más poderosas del índice Down Jones puedo dar testimonio que no es así, quizá hasta se han quedado cortos.