martes, 15 de junio de 2021

VIDEO SOBRE LA VIDA DE PEDRO CASTILLO

 Este video muestra a ese Perú desconocido y hasta despreciado por medio Perú.  Verlo y difundirlo es una obligación patriótica. Claro, que no guardo mucho optimismo para ello, los complejos en nuestra sociedad son muy profundos, y se necesita gran independencia y valor para escapar de ellos.

Ver pues este video

 https://youtu.be/tLp9zCSNGJw

Herbert


sábado, 29 de mayo de 2021

¿VOTAR POR KEIKO FUJIMORI?



por César Hildebrandt

Hildebrandt en sus Trece (Lima), no. 541, viernes 28 de mayo, 2021


Antes, en los tiempos de los fustanes y los calzones con blondas, "El Comer­cio" decidía quién debía ser presidente de la repú­blica, quién tenía que pa­sar al vestíbulo de los que debían esperar, quiénes estaban proscritos y malditos.

El viejo diario, fundado por un chileno y un argentino en 1839, fue durante dé­cadas el filtro que usó la oligarquía para que ningún hereje se cola­ra en el elenco.

Y cuando algún intruso evadía los controles, entonces "El Comercio" soli­citaba a los militares el golpe de estado correspondiente. Así sucedió, como se sabe, con Guillermo Billinghurst, derrocado por el entonces coronel Óscar Benavides, el que más tarde fuera el canciller de hojalata más vistoso y reaccio­nario de nuestra his­toria. ¿Cuál fue el pe­cado de Billinghurst?

Bien sencillo: pensar en el obreraje, en los salarios, en el tamaño y el precio del pan.

"El Comercio" se enfrentó al Apra auroral -no la del ladrón suicida- con un odio infinito. No es que "El Comercio" detestara al Apra por­que no le gustara el estilo combativo de Haya de la Torre ni porque juzgara inapropiados sus ternos de provinciano ni sus temeridades sanmarquinas. "El Comercio" odió al Apra de nacimiento porque el Apra quería quebrarle el espinazo a la oligarquía y proponía una nueva sociedad.

Ese odio encontró una coartada en el asesinato de Antonio Miró Quesada y su esposa María Laos. Pero ese crimen reprobable ocurrió en mayo de 1935, tres años después de que "El Comercio" ce­lebrara los fusilamientos en masa en el Trujillo alzado de la revolución aprista. El diario más viejo del Perú estaba acostumbrado a que los militares mataran a quien fuera necesario. Y así lo demostró en 1948, cuando volvió a respaldar el gol­pe de estado del general Manuel Odría en contra de Bustamante y Rivero. Y cuando se calló en los siete idiomas de la cobar­día cuando los apristas poblaron otra vez las cárceles y cuando Luis Negreiros fue asesinado en plena calle.

Recordemos, además, que el golpe de Odría fue uno que concibió el otro gran diario de las derechas armadas del Perú: "La Prensa", de Pedro Beltrán, el hombre encargado de velar por los intereses de la oligarquía agraria y por las franquicias del capitalismo estadounidense.

En los años treinta, cuando Hitler ya era una amenaza mundial y Mussolini era el fascista que preparaba la invasión de Etiopía, don Carlos Miró Quesada Laos, subdirector de "El Comercio", escribía artículos alabando al líder nazi y sugi­riendo que el fascismo era la salida para la postración mundial brotada después de la crisis de 1929. Esos textos, que hoy avergüenzan a algunos de sus descendientes, fueron el prólogo del libro "Lo que he visto en Europa", publicado en 1940, y que es una abierta apología de la propuesta nazifascista.

Claro, si "El Comercio" había sido sanchecerrista y urrista y camisa ne­gra, ¿por qué uno de sus más notorios editorialistas no iba a encandilarse con el siniestro rigor alemán del Tercer Reich y el imperio romano resurrecto por el im­bécil de Mussolini?

"El Comercio" era el poder detrás del trono de esa republiqueta manejada por los barones del azúcar y el algodón. Los latifundistas de la sierra se hacían cargar en andas y los siervos besaban sus manos. El Perú era una novela vieja, un país varias veces vencido y todavía rentable para las élites.       

Cuando Belaunde candidateaba a la presidencia en 1962, "El Comercio" le dio cabida no porque creyera en su tibio reformismo sino porque estaba convencido de que él derrotaría a Haya de la Torre. Cuando Haya de la Torre fue el primero en esas elecciones, "El Comercio" fabricó la teoría de las elecciones ama­ñadas, instó a la Fuerza Armada a que interviniera y logró el golpe del general Ricardo Pérez Godoy en contra de Manuel Pra­do. En las elecciones del año siguiente (1963) fue elegido Fernando Belaunde, a quien la propaganda derechista terruqueaba a su gusto.

Si, porque la demonización es el método que la derecha peruana ha usado siempre para deshacerse de los que quieren un nuevo reparto de la torta. Hoy "El Comercio" es un capo obeso que tiene dos televisiones y una gavilla de periódicos. Tiene el 80% de ingreso publicitario de la prensa escrita y cerca del 40% de las ganancias del rubro televisión. Es un monstruo empresarial que no podría existir en ninguna democracia que vigilara el poder de la concentración empresarial y los oligopolios.

Y este conglomerado, donde sigue figu­rando en su directorio gente como Pepe Graña Miró Quesada, el gran amigo de Alan García y secuaz de Odebrecht, quie­re que votemos por una delincuente que desciende de un condenado a un cuarto de siglo de prisión.

No hay rubor alguno en la proposición. Se dice sin asco. Se esgrimen hasta asesinatos sin in­vestigar para justificar ese voto por la indigni­dad. Se dice que el Perú será un campo de bata­lla si la señora Fujimori no se sienta en el sillón presidencial. Y se habla de Venezuela a pesar de que todos sabemos que Castillo, por más primario que sea, ja­más podrá hacer lo que Cerrón quisiera con un congreso donde tendrá minoría (y donde volve­ría a tenerla, si quisiera cerrarlo después de dos censuras de gabinete).

Con Castillo vendría la incertidumbre y la ges­tión errática o mediocre. Pero del Castillo más du­doso podremos librar­nos jaqueándolo desde la prensa y el congreso.

Con Keiko Fujimori, ya sabemos de qué linaje hablamos. Será el mis­mo plan que borró a las instituciones, que sembró el miedo para blandir la mano dura enderezadora, que compró o intimidó a la oposición, que aduló o alquiló a la prensa, que subvirtió el Tribunal Constitucional, que hizo del dinero público arca encontrada para los forajidos a su servicio. Será la metástasis de un proyecto dinástico que ya nos en­sució. Lo que "El Comercio" y los suyos no entienden es que no votar por Keiko es un asunto de dignidad nacional. Votar por la hija de quien engañó al país es rendirle un homenaje a la indecencia, es condonar lo sucedido, es amnistiar ya no a Alberto Fujimori sino a los Colina, a Beto Kouri, a Montesinos. Es olvidar, con espíritu cómplice, que el señor Fu­jimori huyó de este país y se refugió en Japón, donde sacó su verdadero pasa­porte y quiso ser senador. ¿Somos tan acomplejados en el Perú como para votar por quien encama toda esa pesadilla y la sigue llamando “el mejor gobierno de la historia”? ¿Llegaremos a eso?

= = =

jueves, 20 de mayo de 2021

FILÍPICA 3. SEGUNDA VUELTA. ¿POR QUIÉN VOTAR?

 


    1.   Perú, “que en paz descanse”.

2.   Primera vuelta. ¿Quién quedó sorprendido?

       3.   Segunda vuelta. ¿Por quién votar?

 

 

No me sorprendería que el voto en blanco y el voto viciado por contener groserías fuese el más alto de nuestra historia electoral. Efectivamente, una gran parte de los peruanos no votarán con la cabeza sino con las vísceras. De allí que muchos no voten por Pedro Castillo porque sospechan que implantará un régimen “chavista”, expropiará tu casa y llenará de “terrucos” asesinos la capital.  Por otro lado se sabe bien que Keiko es líder de una organización corrupta y criminal iniciada por su padre y continuada por ella con tanto ahínco  que la ha llevado a la cárcel de la que ha salido con un permiso que quedará en suspenso si es elegida. Y claro, si es elegida ella cambiará o comprará a los jueces y punto final.  

Pues bien, la tentación por el voto nulo es muy grande. Sin embargo, demos una mirada a los últimos acontecimientos. Castillo se ha desdicho de lo que parece dijo. Ahora dice que está en contra del “chavismo”, que si cambia la constitución será luego de ser sometida al voto democrático. También dice que no es comunista, que eso de prohibir las importaciones solo será en caso de que esos productos se fabriquen en Perú, etcétera etcétera. En fin, Castillo dice “que donde dije digo, digo Diego”.  Lo que sí parece hacer ahora es reclutar talento que no atemorice y quizá lo esté consiguiendo: ya aparecen junto a él personajes que han sido ministros y directores del Banco Central de Reserva en un pasado reciente. También ha alejado de su entorno a su antiguo asesor Vladimiro Cerrón y mantiene más cercana a Verónika Mendoza, la moderada socialista nacida en Cusco. Finalmente, ha presentado un Plan de Gobierno bastante descafeinado. Claro que un Plan de Gobierno no quiere decir que lo cumplirá, eso no ha sucedido nunca en nuestra historia.

Por el lado de Keiko la única sorpresa que ha habido es que Vargas Llosa la apoya. ¡Dios mío! Hasta allí hemos llegado. No es un caso de demencia senil (ver comentario de C. Hildebrandt[1]) El merecido Nobel literario nunca se ha apartado del poder económico[2].  Los otros apoyos políticos a Keiko no sorprenden, son los que saben que la corrupción institucionalizada los beneficiará enormemente, tal el caso de César Acuña, un pájaro de alto vuelo propietario de la cadena universitaria César Vallejo que con la que estafa a miles de jóvenes.

 

Y así llegamos al momento de decidir por quién votar. Entiendo que votar en blanco es un opción muy atractiva, pero  aquellos que no quieran  delegar la responsabilidad en otros votarán no por el que más guste sino por el que menos disguste. En este sentido, votar por Keiko asegura una corrupción generalizada. Ella, digna de continuadora de la corruptela impuesta por su padre, sabe bien la manera de comprar apoyos de la bancada opuesta en el Congreso, en el Poder Judicial, en las FFAA, y en cuanta organización política, estatal o religiosa le salga al paso. Además contará con el apoyo económico de ese tejido empresarial inepto que tiene miedo a la competencia y a pagar impuestos. 

 

A mí me disgusta menos Pedro Castillo porque sé que aunque quisiera implantar las barbaridades que le atribuyen no podrá hacerlo porque no obtendrá apoyo en el Congreso. Y no obtendrá ese apoyo porque no sabe como corromper a la oposición ni tiene dinero para hacerlo. En eso Keiko es una experta.  Tampoco sabe como corromper a las Fuerzas Armadas ni al Poder Judicial, ni tiene dinero para hacerlo. En eso Keiko también es una experta.

En resumen: Castillo no podrá cumplir algunas barbaridades que, ciertas o falsas, le atribuyen que pretende hacer. Keiko sí podrá corromper todo lo que se propone.

 

Pero atención, esto no ha terminado con las elecciones. Si sale Castillo habrá inestabilidad política porque no tiene mayoría en el Congreso, además tendrá en contra a la mayor parte de los medios de comunicación. Si sale Keiko habrá inestabilidad social porque el pueblo ya no permitirá más corrupción, desigualdad y abusos. Hace poco lo demostraron los jóvenes cuyas manifestaciones lograron la dimisión de un presidente  a costa de dos muertos.

Ante la alternativa de Castillo, que ofrece una posibilidad de cambio al precio de inestabilidad política, o Keiko, que es seguridad de corrupción al precio de inestabilidad social, votaré por la posibilidad de cambio al precio de inestabilidad política. Votaré por Pedro Castillo.

 

¿Y luego de las elecciones qué? ¿Se podrá reconciliar alguna vez Lima con provincias?,  ¿los LDM con los indígenas?, ¿el ama con la chola del servicio? La respuesta la conocen todos.

 



[1] Ver artículo de César Hildebrandt. http://filipicasmorote.blogspot.com/ .

[2] Si tiene más tiempo puede leer gratis mi libro “Vargas Llosa, tal cual”  https://www.herbertmorote.com/vargas_llosa.asp ,  ganó el premio de ensayo en España.

sábado, 15 de mayo de 2021

VARGAS LLOSA Y LA SEÑORA FUJIMORI POR CÉSAR HILDEBRANDT

 

VARGAS LLOSA Y LA SEÑORA FUJIMORI

por César Hildebrandt

Hildebrandt en sus Trece (Lima), no.539, viernes 14 de mayo, 2021


Mario Vargas Llosa in­vita a Keiko Fujimori a un congreso inter­nacional en defensa de la democracia. ¿Se imaginan algo peor que esta bazofia?

Yo tenía la idea de que Vargas Llo­sa había encontrado el último peldaño del pozo en el que se sumergió desde que se hizo parte de las redes corrup­tas de la derecha española, pero estaba equivocado. Hay todavía nuevos subsuelos que explorar, al­cantarillas más profundas, sentinas más novelescas. Con la fundación que le bancaron los dineros de la corrupción del Partido Popular, Vargas Llosa --convertido otra vez en aquel Varguitas huachafo que tan bien describió la tía Julia-- or­ganiza en Quito un debate sobre los peligros que amenazan a la demo­cracia y para hablar de asunto tan importante invita, entre otras per­sonalidades, a Keiko Fujimori.

¿Qué tiene que decimos Keiko Fujimori sobre ese tema? Pues bas­taría con que contara, brevemen­te, la vida sucia de su padre, o que decidiera hablar de su propia vida de primera dama trucha sostenida con dinero que le daba Montesinos. También, para ser justa y equita­tiva con el resto de la familia, po­dría hablar de la miseria moral de su hermano Kenji, del carácter de traficante de divisas y encubridor de dineros negros de su tío Víctor Aritomi, o de la naturaleza de picabolsos crónica de su tía Rosa. Y quizá debe­ría añadir la experiencia de su amigo del alma Jaime Yoshiyama, capo de la Yakuza limeña y exsecretario general de la pandilla. ¡Cuántas historias por contar!

¿Cómo puede haber llegado Vargas Llosa a estos niveles?

No me sorprende. Si el mal gusto conduce al crimen, como decía Saint John Perse, el neoliberalismo adop­tado como religión pagana y obsesión maniaca resbala hacia el fascismo.

Vargas Llosa no vive en el Perú. Es un marqués español que carga con un hijo que tiene habilidades diferentes y que es el que lleva el amplificador, la mensajería y la intendencia. Su interés no es que el Perú se salve del comunis­mo, peligro que no es ni siquiera remo­to en este momento, sino que el Perú no se salga del modelo.

¿En qué consiste ese modelo? En primer lugar, en seguir siendo los churrupacos de toda la vida uncidos al carro victorioso de los Estados Uni­dos. En segundo lugar, en preservar la Constitución fraudulenta de 1993, obtenida con tanques, trampa electo­ral y deserción de las fuerzas políticas más importantes de aquella "asamblea constituyente". En tercer lugar, en condenar a los pobres del Perú a una discriminación permanente. En cuarto lugar, en satanizar el Estado, excepto cuando se trata de salvar a bancos pri­vados de la bancarrota o de subsidiar la minería con impuestos bajos. Y podríamos seguir, pero sería aburrido. La síntesis es esta: el "modelo" que defiende Vargas Llosa es aquel que te hace creer que vas rumbo a la OCDE, apuradito al desarrollo, ufano a la co­munidad de países exitosos, cuando, de pronto, maldita sea, surge una pan­demia y se te caen pantalones y calzo­nes y todo el mundo ve que no tienes sistema de salud, no tienes Estado ni para las emergencias, no tienes sino desigualdad guarda­da bajo la alfombra. ¡Eras una farsa y te descubrieron!

Ahora se ve que Vargas Llosa fue un fujimorista encubier­to. Le dolió, sí, la derrota, pero, en el fondo, jamás le molestó que el chino de la yuca y del tractor hiciera con el Perú lo que Reagan y la Thatcher le recomendaban hacer a la servidumbre mundial.

Lo único que le importa al marqués de "Hola" es que el Perú no desacate el orden impuesto y que la derecha pe­ruana no se vea enfrentada a una pode­rosa alternativa distinta. Por eso apoya a Duque, a Lasso, a Keiko Fujimori.

Si para mantener la situación, deben salir los uniformados y sus fuegos, pues que vengan y disparen. Vargas Llosa prefiere la sangre al intento de algún cambio. Por eso opta por quien como Keiko, más allá de compromi­sos firmados y promesas solemnes, representa la mano dura de una nue­va alianza entre civiles conservadores y militares corrompidos, coalición que fundaron Alberto Fujimori y Vladimiro Montesinos en 1990.

Mi amigo Víctor Hurtado me envía esta frase: "Yo votaré por Pedro Castillo ya que prefiero la incertidumbre al crimen". Quizás sea cierto. Castillo es la cólera en tropel y mal hablada y un gobierno suyo puede ser un desastre. Pero sabemos que de Castillo podemos libramos y que entre sus escasas facul­tades no está la de deglutir institucio­nes, cambiar minorías en mayorías o depravar a la justicia.

Todo el ADN del fujimorismo, que Keiko Fujimori interpreta con pasmosa minucio­sidad, está signado por la sordidez. Con el fujimorismo no es posible hablar de com­bates democráticos, polémicas congresales, pugna de poderes. Su padre la amaestró en el arte dudoso de infectar­lo todo para gobernar sin sobresaltos. Y eso es lo que respalda el señor Vargas Llosa a estas alturas de su vida.

Dicen que el antifujimorismo es producto del odio.

No es cierto.

El antifujimorismo es un mecanis­mo de defensa cuyo propósito es preservamos como país.

Si amas a este país desgarrado, con­tradictorio, tantas veces intolerable, entonces lo que debes hacer es no vo­tar por quienes lo hicieron peor y aun ahora lo quieren empeorar. Porque no olvidemos que, como lo demuestra Vargas Llosa, siempre es posible ahon­dar en la infamia.

El fujimorismo no es una corriente política ni una doctrina de derecha. Si eso fuera, merecería todos los res­petos. El fujimorismo surgió ante el fracaso de los partidos y el reto sanguinario que Sendero Lumino­so había planteado a la sociedad peruana. Pero lo que pudo ser una emergencia justificada, un parén­tesis autoritario de estirpe romana para reconstruir el país, Fujimori lo convirtió en cheque en blanco y, a partir de esa autorización presunta, construyó un régimen que no tuvo límites ni escrúpulos y que destruyó el poco tejido institucional que nos quedaba después de la experiencia de García y la guerra impuesta por el senderismo.

Fujimori pudo ser el gran pre­sidente que nos reconcilió con la economía real y que detuvo el andar de Sendero. Pero rechazó esa idea y enfermó de mesianismo. Luego entendió que una manera de pro­longarse en el poder era corrom­piéndolo todo y corrompiéndose a sí mismo. El resto es la historia que podría escribir Vladimiro Montesinos y que podría suscribir Keiko Fujimo­ri, la mujer que reemplazó a su madre cuando esta fue expulsada de Palacio después de denunciar la venta clan­destina de ropa donada y la apropia­ción ilícita de millonarias donaciones venidas del Japón.

El fujimorismo no es un partido po­lítico. Con el patriarca Alberto Fujimo­ri llegó a ser --a las pruebas judiciales me remito-- una banda de asaltantes del Estado. Y con Keiko reinando en el Congreso en 2016, el fujimorismo, con Becerril y Bartra a la cabeza, fue lo que todos vimos: una corporación rencorosa que dio un golpe de Estado blando y gobernó desde la plaza Bolí­var, con todo lo que eso supuso para la estabilidad democrática. ¿Se imaginan a esa gente --los Baca y las Lozada-- en Palacio de Gobierno?

Reto a Vargas Llosa a que venga a vivir al Perú si es que su candidata favorita obtiene la presidencia. Que venga con toda su nueva familia. Que deje Puerta de Hierro y se instale en Barranco. Quizá allí pueda escribir, finalmente, algo parecido al arrepentimiento.

= = =

miércoles, 5 de mayo de 2021

 

¿ELECCIONES O CERTIFICADO DE DEFUNCIÓN?

https://filipicasmorote.blogspot.com/

               -  Perú, “que en paz descanse”. 

    -  Primera vuelta. ¿Quién quedó sorprendido

   -   Segunda vuelta. ¿Por quién votar?

 

 Primera vuelta. ¿Quién quedó sorprendido?

En este territorio que hace 200 años quiso ser una nación llamada Perú todo puede ocurrir. Muestra de ello son los resultados de la primera vuelta de las elecciones de 2021. Todos los medios de comunicación al igual que la mayoría de los peruanos  quedaron sorprendidos de que un desconocido provinciano obtuviese el primer puesto y pasase a la segunda vuelta. ¿De adónde salió ese Pedro Castillo? ¿Quién diablos es? Este desconcierto es claro reflejo de un país donde hay un voluntarismo generalizado para ignorar al serrano. En efecto, esos que conocen o desean conocer Miami más que Cusco se han dado cuenta que existe un pueblo cuyo voto cuenta y que el 19%, sí, 19% de los peruanos sabían que Pedro Castillo era un profesor de primaria de un pueblo de Cajamarca, uno de los departamentos más pobres del Perú que a la vez posee unas de las minas más ricas del mundo. ¿Les suena familiar esta incongruencia? Efectivamente, Perú es un territorio donde sus ricas minas están en los pueblos más miserables y contaminados del planeta.

Pues bien, de Cajamarca salió este maestrito que el año 2007 puso al Perú patas arriba al organizar una huelga nacional de profesores. Con poco éxito la huelga se extinguió y su líder pasó al olvido hasta que hoy sale del anonimato criollo. Los otros votos se dispersaron entre  17 candidatos.

Por debajo, con 13.3% de los votos y derecho a pasar a la segunda vuelta, salió elegida Keiko Fujimori, hija del ex -presidente Alberto Fujimori, actualmente preso por asesinato, corrupción, peculado y otros graves delitos.

Ella misma, Keiko, ha salido de la cárcel provisionalmente. El fiscal pide que la condenen a 30 años de cárcel por enriquecerse  con millones de dólares, provenientes tanto de constructores como de banqueros. No miento: Dionisio Romero, dueño del banco más importante de este territorio, el Banco de Crédito, confesó que le entregó personalmente un maletín con 3.6 millones de dólares para ayudarla a luchar contra “el chavismo”.

El prontuario de Keiko  compite con el de su padre, corruptor de todas las instituciones jurídicas, políticas, militares, medios de comunicación. Hasta la jerarquía de la iglesia católica fue contaminada por Fujimori que, finalmente, fue juzgado, condenado y sigue preso esperando que su hijita lo indulte.

 

Keiko y Castillo competirán por la presidencia. A Keiko se la conoce. A Castillo no lo conoce la gran mayoría de los peruanos, en especial los habitantes de la gran Lima. Los medios de comunicación le atribuyen algunas declaraciones que necesitarán confirmación o desmentidos. Dicen que se declara “chavista”, de extrema izquierda, que es socio-comunista que va a cambiar la Constitución y acabar con la empresa privada. Dicen que prohibirá la importación de artículos y que su equipo está dirigido por un tal Cerrón, demagogo de extrema izquierda acusado de corrupción. ¡Vaya currículum! Pero lo curioso y sorprendente es que también dicen que se opone al matrimonio del mismo sexo, que está en contra del aborto, de la eutanasia, y que cerrará la Defensoría del Pueblo. Parece que  este comunista es un conservador de pura cepa.  ¡Viva el Perú, carajo! Eso es creatividad política. ¡No nos ganan!

Cuando se despeje el panorama y podamos oír directamente a Castillo, veremos si confirma las lindezas que se le atribuyen.

 

Evitemos gastar saliva en hablar sobre los otros candidatos, aunque no puedo evitar darles unas cuantas pinceladas. Seré breve.

Uno de ellos, el ex-presidente Humala, está penalmente encausado con su esposa por haberse   embolsado millones de dólares de mordidas según confesiones  de  ejecutivos de la constructora Odebrecht que coinciden con la libreta donde puntualmente con puño y letra llevaba las cuentas la mujer. También se presentó y salió tercero un  miembro del Opus Dei  ( Rafael López Aliaga) que confiesa con orgullo no haber tenido relaciones con el sexo opuesto, y que mortifica frecuentemente sus carnes. ¡Por Dios!, ¡tenemos un célibe en Perú! Dado los escándalos de pederastas en la iglesia, aquellos que también se flagelaban y hacían largas penitencias por sus pecados, es inevitable sospechar de los sepulcros blanqueados sean con acciones de empresas o con arengas neoliberales.  

Y así podemos seguir con otros candidatos que quizá sin ser corruptos todavía, seguramente aspiran a serlo. Esta escasez de líderes es el resultado del Perú ignorante que hemos creado. No tenemos políticos, tenemos ratas que cambian de pelaje.

Toda regla tiene una excepción: esta se llama Verónika Mendoza. Verónika es  una  cusqueña socialista y claro, como ambas características causan pánico entre los LDM, la tildan de  terruca” y  ser una comunista que pretende eliminar  la propiedad privada.  Lo de “terruca” es un denominación con las que los LDM pretenden discriminar todo lo que es provinciano, serrano, cholo, indio. En los tiempos de Sendero Luminoso, decenas de miles de serranos fueron asesinados por las fuerzas del orden porque no hablaban castellano o lo hablaban con forzado acento. “Hay que desconfiar de los cholos”, esto viene desde la Colonia y sigue en pie. La otra acusación a Mendoza es que es socialista. En Perú hemos adoptado la estupidez estadounidense para quienes todo lo que suena a socialismo es comunismo. Ignoran supinamente que, por ejemplo, los países más ricos y avanzados de Europa, los escandinavos, tienen gobiernos socialistas, como socialista es ahora el gobierno de Sánchez en España. Ignoran también que los partidos socialistas han tenido y tienen un papel relevante en Alemania, Francia y Portugal.  Por eso los peruanos que viven en Europa no tuvieron miedo a votar por Verónika: en Suecia salió primera con 35% de los votos, en Alemania 30%, en Francia 29%, mientras en “la ilustrada  Lima” obtuvo apenas 8%.

 

En fin… esto es lo que hay: dos finalistas que representan sin matices al Perú. Una, corrupta de arriba abajo. El otro parece un oxímoron[1]: “comunista conservador”.

¡Vaya pareja! Aunque la verdad sea dicha: ¡lo merecemos!



[1] Oxímoron: combinar dos palabras de significado opuesto. Ejemplo:  “silencio atronador” 

domingo, 18 de abril de 2021

¿ELECCIONES O CERTIFICADO DE DEFUNCIÓN?

 

¿ELECCIONES O CERTIFICADO DE DEFUNCIÓN?

 


FILÍPICAS  
  1. .Perú, “que en paz descanse”.
  2. Primera vuelta- ¿Quién se sorprende?
  3.  Segunda vuelta. ¿Por quién votar?

 

FILÍPICA 1. Perú, “que en paz descanse”.

 

Perú, mi patria, hace tiempo que dejó de existir[1]. Lo que queda es un estado fallido, más bien un territorio que se ha apoderado de su nombre. Todos, sí, todos los presidentes que hemos elegido en los últimos 40 años, están presos, fugados, encausados, inhabilitados o suicidado cuando estaban a punto de caer presos como  hizo Alan García.  Pues bien eso no es todo, nuestro congreso se ha distinguido por su incapacidad manifiesta para legislar y su deseo explícito para boicotear el más mínimo esfuerzo del poder judicial para poner algo de honestidad en nuestras instituciones.

Resultado: este territorio es una cueva de ladrones de arriba abajo, ya sea presidentes, gobernadores, alcaldes, policías o jueces.  Como en la Biblia sería difícil de encontrar 10 funcionarios justos. 

¿Y la gente? Pues bien en este territorio a la gente buena e ingenua se le ha educado para que crea que un presidente puede cambiar el rumbo del país.  Esta creencia es generalizada,  lo creen tanto los limeñitos de mierda (LDM) como los indígenas. Es más, hay gente que cree que el problema es la Constitución, y que si la cambiamos todo será un camino de rosas.

Claro, mantener al pueblo ignorante ha sido fomentado por el capitalismo criollo desde la Colonia. La Educación no ha sido nunca una prioridad del Estado, seguimos en la cola de todos los países del mundo, según todos los informes de educación. Y no solo en educación escolar, también en la universitaria desde que Fujimori la privatizó.   La carente educación no se debe a falta de planes. Este territorio siempre ha sabido lo que se debe hacer para mejorar la educación[2]. Pero, ¡a quién diablos le importa la educación en este territorio¡  ¿Quién está dispuesto a mejorar las escuelas, invertir dos o tres veces más en universidades públicas y acabar con la estafa de pseudas universidades privadas? 

Y así llegamos a este territorio donde los LDM no solo no tienen ni idea de cómo se vive en provincias, sino que desprecian y subestiman los valores de los habitantes del interior, quienes están resentidos por la negligente e injusta manera con que su economía y sus personas son tratadas.

El resultado de las elecciones era previsible, y mientras festejamos el 200 aniversario de nuestra independencia, la mayor parte del pueblo sigue siendo súbdito de un capitalismo criollo, limeño y provinciano, que es más abusivo, desalmado y corrupto que el extranjero.

 

Herbert Morote

 

PRÓXIMAS FILÍPICAS:

 

2. Primera vuelta

3. Segunda vuelta. ¿Por quién votar?

 

 

 



[1] Así lo escribí en 1992 en mi libro “Réquiem por Perú”, que si usted tiene buen estómago lo puede leer de forma gratuita en  https://www.herbertmorote.com/requiem2004.asp.

 

[2]  Tal como lo publiqué en mi libro “Pero… ¿tiene el Perú salvación?”  https://www.herbertmorote.com/tiene_peru.asp

domingo, 15 de noviembre de 2020

¡PERÚ, BASTA YA !

 

 

¡PERÚ, BASTA YA!

 

1ª PARTE ¿CÓMO  PERÚ HA PODIDO LLEGAR A ESTAR COMO ESTÁ? (Viernes 13 de noviembre de 2020)

 

Esta pregunta es a todas luces equivocada. El Perú no podía llegar a ser otra cosa. Figúrese usted que la última vez que se votó por un presidente[1] que no acabara enjuiciado por ladrón fue hace 40 años. Si consideramos que ese votante tenía por lo menos 18 años, hoy tendría 58. Es decir: todos los peruanos menores de  58 años siempre han visto elegidos a presidentes que han sido encausados por saquear al país. Créanme que esto no es una pirueta aritmética, esto indica que la corrupción está enraizada en el país. La imagen de un presidente corrupto una y otra vez ha terminado en calar en nuestros huesos. ¿Qué no es cierto? Miren cuánto respaldo tiene todavía el clan Fujimori. Y no solo él. También tiene seguidores el partido de Alan García,  y el de Humala. Hasta PPK, Vizcarra y Toledo, el indio traidor de su raza, tienen seguidores. Pero hay más, fíjense  en el nuevo presidente Manuel Merino mafioso como todos los congresistas que lo han elegido. ¡Qué horror de país!

 

Tomo aliento para seguir….

 

Lo triste es que estos miserables mandatarios han podido gobernar a sus anchas gracias al poder económico de turno que viene manejando a su antojo el país desde siempre. Y cuando hablo del poder económico de turno me refiero no solo al gran capitalista explotador de nuestras riquezas naturales que contaminan tanto el ambiente como la conciencia de los líderes nacionales, provinciales, municipales y sindicales. También me refiero al poder que ejerce alguien con mucho o poco dinero sobre aquel que tiene menos o que no tiene. O sea que hablo tanto del empresario, el gerente, el jefe de un departamento, como de la señora ama de casa que trata a la “chola” de mala manera, le escatima la comida y le paga un sueldo miserable.

Esto no es nuevo, siempre ha sido así. No tenemos el menor respeto por el otro. Y esto se manifiesta en las actividades que realizamos, desde el tráfico vehicular donde nadie cede un milímetro para dejar pasar al compatriota  ni en el trato déspota que se da al humilde paisano.

 

No se crea que los miserables presidentes y funcionarios que hemos tenido han llegado allí  por mérito propio, ni crean que lo que han robado, siendo mucho, ha sido enorme. No señor, todo lo que han robado y roban toda esa sarta de políticos y jueces  es poco comparado con los ingresos ilegales que obtienen los grandes capitalistas. Abran los ojos, carajo, y disculpen la grosería pero no me sale un improperio más decente como cáspita o recórcholis. Hay cosas que te hacen escupir sangre.  Decía abran los ojos. Un pequeño ejemplo son las inmensas ganancias que ha obtenido una empresa brasilera asociada a un conocido consorcio peruano  para conseguir gigantescas obras públicas. He dicho pequeño ejemplo, porque las coimas siempre han existido.  ¿No entienden lo que es siempre? Sí, siempre, toda la vida. Y las han recibido funcionarios tanto del gobierno central como los de la más diminuta municipalidad de provincias. Y no digamos el mal que han hecho y hacen tanto las compañías mineras como la minería informal, que empobrecen todo lo que va a su paso. ¿Qué no? Miren la Oroya o cualquier otro asentamiento minero legal o informal. ¿No son acaso esos pueblos los más feos, los más pobres y los más contaminados del mundo?

¿Y los bancos?  ¿cómo es posible que el mayor banquero del país confiese haber entregado 3 millones de dólares a una líder política y todavía ande libre y ufano por la calle? No, hombre. Eso es una vergüenza. No hay un maldito juez que investigue a ese personaje y lo meta en la cárcel por ocultar su patrimonio. ¿Si regaló 3 millones de dólares cuánto más debe tener oculto? ¿Cuánto dan por debajo de la manga los banqueros  a los partidos políticos para que no se metan con ellos, cuyos intereses por las tarjetas de crédito pasan el 100% al año? ¿Y el precio de las medicinas no es acaso una de las más caras del mundo? Y no me digan que no porque esto lo conozco desde dentro.

 

Toda esta práctica corrupta ha llegado a superarse a sí misma con la última cochinada que ha hecho el congreso. En efecto, ahora los corruptos con total desfachatez han elegido presidente del Perú a uno de su calaña, lo que ha provocado que se levanten manifestaciones que desgraciadamente acabarán por extinguirse y los mafiosos continuaran engañando a los peruanos en toda clase de actividad en la que se metan, desde el aumento de universidades infames que enriquecen a políticos conocidísimos, hasta otorgamientos de contratos de obras públicas infladas por coimas. Y como si no fuera poco están listos para otorgar amnistía a colegas suyos. Además se asegurarán impunidad nombrando jueces corruptos que no investigarán nada. ¡Bravo, no nos ganan!

¿Y el pueblo por qué no se levanta y echa a patadas a los recontra conocidos corruptos? Pues alguien dirá que el pueblo sí protesta, y nos mostrarán fotos y videos de indignadas personas que se atreven a manifestarse en contra del usurpador presidente de turno. Pues sí, hay que aplaudir y apoyar a los manifestantes, pero temo que dure poco tan encomiable  esfuerzo.  Ojalá que no pase como otras protestas, ojala. Ojala que por fin se diga BASTA YA. 

El asunto ahora es complicado. No podemos confiar en este Congreso que tiene 68  de sus 130 congresistas procesados por corrupción.

 

¡Ah, esto pasará,  dice el próximo candidato, vienen pronto otras elecciones.! ¡Ah, qué ingenuos¡ Nuevas elecciones hemos venido escuchando desde que tenemos uso de razón y no ha pasado nada.  ¿Entonces no hay salvación?  Sí la hay: mejoremos  drásticamente la educación. Pero nadie está dispuesto a invertir en ello. Es peligroso. Un pueblo educado es una amenaza al sistema.

 

Herbert Morote

13/11/2020

 

 

 

 



[1] Los 8  meses en los que estuvo Paniagua de presidente no cuentan porque él no fue votado para la presidencia sino electo por el Congreso por ausencia del presidente y vicepresidentes. El último, Vizcarra, fue elegido vicepresidente con derecho a sustituir al presidente como llegó a suceder.